Las novedades favoritas de los 7 perritos del equipo

Estrenamos temporada y por fin podemos decir que… ¡Tenemos novedades en tienda!

Y no son pocas. Como os prometimos, nos cargamos de energía para tener bonitas nuestras tiendas y ofreceros los mejores productos de cada una de nuestra marcas.

Una selección hecha desde el cariño y pensando en todos los perritos que nos visitan diariamente a nuestras tiendas.

Y como en este equipo no somos nada sin nuestros peludos, hoy la selección de nuestras novedades favoritas las hacen los perros de nuestro equipo.

Mimo, Molly, Gala, Esteso, Electra, Botón y Gin.

Mimo: El perrito al que le gusta ir de “terraceo

Mimo es el perrito de Raquel y su familia.  Este pequeño está más feliz en la calle que en casa. Pero, sobre todo, si se trata de ir a tomar un aperitivo a las terrazas de su barrio donde sabe que siempre acaba “pillando” algo.

Como llega el invierno, Raquel ha elegido para Mimo el abrigo-arnés Urban de Milk & Pepper. Además de ser calentito, resulta súper cómodo para enganchar la correa en la parte superior.

La Correa Ollie también ha sido una de las últimas novedades en llegar. De nylon, de 1,20 de largo (perfecta para paseo) y 2 cm de ancho.

Y como además Mimo es un coqueto, el collar Caramel y la pajarita de piel Caramel  de Perro Collection le va como anillo al dedo. Este Mimo es todo un dandi.

Y hablando de dandis…

Esteso: El “vigilante” de Mascoboutique

O eso se cree él. Porque sabemos de uno que cierra los ojillos en el momento que hay que empezar a trabajar.

Como sabéis, Sonia se lo lleva a todos lados, de paseo, de compras, de viaje ¡y a la tienda! Por eso no puede faltar un buen bolso entre su selección de favoritos de las novedades en llegar. Este de Ferribiella con asas de cadena, abierto y acolchado interior ha sido su elección.

Que sea abierto es clave, porque Esteso ayudar no ayuda, pero cotilla es un rato.

Y como todo buen dandi debe usar perfume. El último en llegar de Ferribiella nos gusta mucho. Tiene un olor especial, ¡perfecto para machos!

Sonia además se ha enamorado de los últimos jersey de Alqo Wasi. Como sabéis esta marca tiene unas calidades excelentes y unos diseños invernales que os suelen encantar.

Y las rayas a Esteso le sientan fenomenal. Esa es la verdad. ¡Todos los modelos en nuestras tiendas físicas!

Molly: Un perrita dulce que adora correr

Tanto es así, que Cova ha decidido comprarle unas buenas luces para no privarla de sus carreras nocturnas en el parque. ¡Y es que cada día anochece antes! Por eso llevar estas luces enganchadas al collar o arnés es genial para saber donde está en cada momento.

En este post de Instagram podéis ver cómo funcionan.

Lo mejor es que se cargan con USB ¡Fuera pilas! Tienen tres posiciones con diferentes velocidades. Y se pueden mojar, que para cuando llueve viene fenomenal.

Además apuesta por la alfombra olfativa. Molly necesita cansarse. Así que jugar a “encontrar el premio» en esta divertida alfombra, ayudará a esta galguita a bajar al parque con menos nervio. Y que pase su tiempo en casa trabajando el olfato además de durmiendo, siempre es positivo.

¡Es ideal para todos los perros!

Gala: La mimada de la casa

Gala es la perrita de Mariano. Es la mimada de la casa. Y como buena perrita mimada disfruta mucho de los juguetes ¡Y siempre estrena!

Por eso Mariano entre las novedades de la temporada escoge el juguete DUDU CHENILLA (con pito y diferentes texturas) y la pelota dura de ferribiella, ideal para jugar y descargar nervio.

Y aunque Gala no es especialmente friolera, nos cuenta que el arnés de Puppia  de rayas es ideal porque es calentito pero ellos nos sienten que van “abrigados”.

Además Gala feliz donde estén todos en casa. Por eso la manta reversible es la opción perfecta. Se puede poner en el sofá y en la cama ¡Dejarla subir o no ya es cosa de Mariano!

Electra: Una perrita muy coqueta

Electra es otra de las perritas que más tiempo pasa en Mascoboutique. Y Sara lo tiene claro ¡Donde sea pero con ella!

El caso es que Electra a pesar de su pelo largo es de las que pasa frío en invierno y además es una coqueta y le gusta llevar abrigo. Sara ha escogido para ella el abrigo ENYA reversible de  Milk & Pepper, que está encantando a todos los que lo véis (y tocáis) en nuestras tiendas. Suavito por un lado, tipo plumas por el otro.

Y además no se ha podido resistir a la CAMA VENICE GRIS. Un modelo que adoran todos los perritos que pasan por la tienda y la prueban.

Desenfundable, reversible y súper acolchadita.

Botón y Gin: Los Reyes de la casa

Estos dos pequeños están felices en casa. Y es que no les gusta salir especialmente ¡Y mucho menos mojarse!

Por eso Matilde ha escogido los nuevos impermeables de Ferribiella para asegurarse que disfruten de su tiempo en la calle. ¡Y por qué no! Evitar que lleguen a casa empapados cuando llueve y lo pongan todo perdido.

Además este par es bastante friolero así que toleran muy bien las prendas de abrigo.

Cuando llegan a casa (su momento favorito del día), descansan en su Kokolounger Suave de Ferribiella.

Cuando os la enseñamos en Instagram (pinchapara ver el video) os encantó. Frunciendo la cinta y dejándola fija se convierte en cama. Es suavita y tiene el tamaño perfecto para perro pequeño.

Todas estas novedades y muchas más están disponibles en nuestras tiendas físicas. Muchos de ellos también online (te hemos dejado los links).

Pero si no ves en la web el producto que te gusta y quieres que te lo enviemos puedes escribirnos a info@mascoboutique.com o llamarnos al  914 354 630.

 

Quizá también te interese: 

Para la gente que piensa bonito: Gracias.

Paseos cortos pero de calidad en cuatro pasos

Desde que empezó esta locura de pandemia llevamos queriendo preparar una entrada de BLOG para hablar de la importancia de hacer un paseo de calidad con vuestro perro.

Además de nosotros, nuestros peludos también han sufrido el confinamiento, viendo sus paseos reducidos y con poca interacción con otros perros. Seguramente las salidas al campo desaparecieron y han pasado muchas horas aburridos en casa sin entender por qué.

Por eso hemos preparado un post sencillo para que tengáis algunas cosas en cuenta a la hora de bajar con vuestro perro a la calle.

Como siempre decimos, nosotras no somos expertas, pero hay mucho escrito sobre este tema por adiestradores profesionales ¡Y a nosotras nos encanta aprender!

Por eso hemos recogido las ideas básicas, le hemos añadido nuestra experiencia y esto es lo que os contamos…

1. Paseos de calidad

El paseo es uno de sus momentos favoritos porque es cuando olfatea y rastrea. Por eso dedicarle tiempo y sobre todo un tiempo de calidad es clave para conseguir que pueda desarrollar sus instintos y además “cansarse”. Y si tienes un perro muy activo, con más razón.

En cuanto a tiempo de calidad nos referimos a estar por y para tu perro. Deja el móvil a un lado y concéntrate en él (sí, a todos nos cuesta). Asegúrate que olfatea tanto como quiere, no tengas prisa ni tires de la correa cuando lo está haciendo.

¡Es su forma de conocer el mundo!

Lo ideal es hacer paseos largos donde nuestro perro pueda trabajar el olfato, correr, jugar e interacciones con otros perros. Al menos uno de los paseos del día.

Sea como sea de largo el paseo, ese ratito es suyo ¡Así que déjale disfrutar!

TIP: Menos pipi can y apuesta por la correa larga.

Llevar al perro de vez en cuando al pipi can no es mala idea. Sí lo es cuando todos sus paseos son ahí. En este tipo de recintos hay todo tipo de perros, muchos seguramente reactivos. Trabajar la calma con tu peludo es clave para que tenga un paseo de calidad. Además de el olfato en el que siempre insistimos.

Además, como os comentaremos más adelante, es interesante variar de sitio de vez en cuando para que sea nuevo e interesante para él.

A. Correa larga

Antes de recomendaros la correa larga recomendaros aprender a manejarla. En el paseo es muy importante ir seguro con la correa y trasmitir esa seguridad al perro. El educador y adiestrador profesional RAFA CAL ESTRELA @hablaconellosec lo cuenta muy bien. ¡Échale un ojo!

La correa larga se utiliza sobre todo cuando no puedes soltarle (ya sea por el horario o por el tipo de perro) y quieres que olfatee como es debido.

La correa larga hará que lo mantengas“a raya” pero a la vez podrá caminar e investigar.

Correa larga según el tipo perro:

  • Lo que se suele recomendar es 3 metros de correa para los perros tranquilos.
  • Cinco metros para los que son “algo nerviosos” .
  • Hasta 10 metros para los que necesiten mucha actividad. Eso sí, sobre todo en este caso debes estar muy pendiente de él para que no se enrede con otros perros o la propia correa pueda hacerle daño.

B. Collar o arnés

La elección entre uno y otro la va a condicionar el tipo de perro que tengas. Te damos algunos tips:

  • En general recomendamos collar siempre que el perro vaya tranquilo. Nos parece que van más cómodos que con un arnés.
  • Perros pequeños ya adultos mejor con arnés, no por el cuello que su musculatura lo aguanta bien. El motivo es la tráquea que es más frágil y si tiran mucho puede con el tiempo acabe afectada.

¡Ojo! no vale ponerle arnés para poder cogerle en volandas cuando uno quiera (lo típico de tirar de la correa y cogerle). El perro aunque sea pequeño o toy tiene que aprender a relacionarse con otros perros y poder tomar sus decisiones. Si percibe que a la mínima puede salir volando a los brazos de su dueño le quitas autonomía y capacidad de decisión. Esto también lo detallamos un poquito más abajo.

  • Cachorros, mejor collar ya que ayudará a que se les eduque mejor.
  • Según las razas . El teckel por ejemplo se dice que es mejor que vaya con collar.

2. Paseo de Ciudad o paseo de parque

Está genial que nuestro perro tenga un lugar de referencia, su parque. Ese sitio en el que conozca al resto de los perros y donde se sienta a gusto. Pero es igual de importante que al menos 1 o 2 veces por semana le lleves a dar otro tipo de paseos. Ya sea urbanos (donde seguramente se exponga a diferentes ruidos y olores) o a otros parques donde disfrute de nuevos perros y nuevas personas. Esto te ayudará sobre todo cuando te tengas que irte de viaje y cambies de ciudad. Tu perro sabrá adaptarse a cualquier situación.

3. Además de andar, saber estar

Se identifica el paseo de los perros con andar, andar y andar.

También es importante que tu perro sea capaz de estar, simplemente. De quedaros tranquilos “viendo la vida pasar” sin que se ponga nervioso, ladre a todo el que pase o tire en dirección a casa. Trabaja también los momentos de tranquilidad juntos. Puedes aprovechar para darle un buen masaje o premiarle con alguna chuche.

Con 10 minutos de calma para que aprenda a quedarse tranquilo, donde tú quieras es suficiente.

Y en silencio…

Si tú también eres de esos que les va dando indicaciones constantes al peludo (o directamente “contándole tu vida”), ve pensando en trabajar el silencio. ¡Ellos no nos entienden! (aunque a veces parezca que sí jeje). Dale las ordenes que quieras como NO, PARA, AQUÍ, JUNTO.

Sabemos que esto es difícil porque lo hacemos todos, pero por lo menos durante el paseo, y sobre todo cuando quieras trabajar con él, dale las órdenes claras.

Si estás todo el rato hablándole, al final no escuchará cuando realmente quieras conseguir algo de él.

4. En el paseo debes evitar…

Algo que suele pasar con los perros pequeños, y aparentemente vulnerables, (como los chihuahuas, yorkies o caniches) es que tengas la tentación de sacarles a la calle cogidos. O cogerlos ante situaciones que tu consideres peligrosas, como es la interacción con otros perros.

Los perros necesitan esa relación entre ellos. Olerse, conocerse ¡incluso retarse! 

Si tiendes a sobre protegerle puede que le causes más nervios y estrés que otra cosa y con ello pierdan la capacidad de resolver según qué situaciones.

Es diferente cuando se trata de un perro mayor o enfermo. En ese caso puedes llevar un bolso de paseo incluso un carrito, (sobre todo si se trata de perritos enfermos). Esto hará que puedan disfrutar de la calle y el parque, pero sin cansarse demasiado.

¡Algo que os ayudará a ambos!

▶︎ ¿Y qué pasa con los cachorros? Educar al cachorro también durante el paseo es muy importante para que empiece a coger hábitos que luego os faciliten el vínculo y la convivencia.

En esta entrada de blog y en esta otra, os hablamos de la importancia de la interacción desde cachorro con otros perros, para que socialice correctamente desde el principio.

Y tú ¿Nos cuentas cómo sueles pasear con tu perro?

¡Queremos escuchar vuestras historias!

 

Quizá también te interese:

¡Ampliamos la familia! 5 consejos para educar a tu cachorro de 10

Alimentación canina: ¡Todas las claves! (Parte I)

Para la gente que piensa bonito: Gracias.

 

El pasado 19 de marzo, pocos días después de que nos confinaran y a pesar de mi timidez, me atreví a grabaros un vídeo en Instagram. En él os reconocía que no tenía muy claro por qué lo hacía. Han transcurrido más de cinco meses -qué largos se han hecho- y necesitaba contaros qué ha ocurrido en Mascoboutique en ese tiempo de pandemia, pero, ahora sí, con un objetivo claro.

Con este post no pretendo dejaros mal sabor de boca. Más bien todo lo contrario: quiero contaros cómo la vida es tan maravillosa que hasta de una pandemia se pueden sacar cosas buenas.

Además, quiero explicaros la decisión que hemos tomado en Mascoboutique para afrontar los próximos meses. Ya os adelanto que esta pandemia nos ha obligado a cambiar prácticamente todo: nuestro día a día, nuestra forma de relacionarnos, de trabajar, nuestras aficiones…, pero en Mascoboutique nos negamos a perder la ilusión.

Mascoboutique en los últimos meses

Hace tan solo cinco meses que una pandemia nos cambió la vida y empezamos a vivir como en una película. El drama en los hospitales y residencias, el confinamiento, la incertidumbre, el agotamiento, el miedo… Qué os voy a contar que no sepáis. Creo que el 14 de marzo de 2020 será una fecha que a todos se nos va a quedar grabada y sabremos contarles a nuestros hijos con pelos y señales qué hicimos ese día antes de confinarnos.

En Mascoboutique hemos vivido estos meses con muchísima intensidad. Casi sin entender lo que estaba ocurriendo, tuvimos que cerrar nuestras tiendas y todo el equipo se quedó en sus casas. De pronto, me vi sola para sacar adelante este proyecto, recorriendo un Madrid desierto con mi coche lleno de paquetes y sacos de pienso. Recuerdo con escalofríos el ruido de las ambulancias y las caras serias de los pocos los que estábamos por la calle trabajando.

Sin embargo, el 4 de mayo pudimos volver a abrir nuestras tiendas.

Ver a todo el equipo trabajando de nuevo fue como salir a respirar cuando llevas mucho tiempo debajo del agua.

El teléfono echaba humo y la peluquería durante las primeras semanas fue una locura. ¡El confinamiento hizo estragos en muchos perritos! Tenemos que reconocer que más de uno nos sacó una carcajada por los pelillos locos y los trasquilones que traía. Aprovecho este post para dar las gracias a Anaís, Sara, Raquel y Mariano por el esfuerzo brutal que hicieron con vuestros peludos.

Pero, aunque el confinamiento había terminado, el COVID19 seguía (y sigue) ahí. No os vamos a engañar: trabajar con mascarilla y con tantas medidas de seguridad es duro y hay días en que llegamos a casa agotadas física y mentalmente. Este año, como casi todos, en Mascoboutique necesitábamos vacaciones más que nunca.

Aprendizaje

No quiero que leáis este post y os quedéis con mal cuerpo por remover recuerdos de lo que todos hemos pasado (y sufrido). Al revés, lo que quiero es contaros qué cosas buenas he sacado de esta pandemia.

Esta pandemia me ha enseñado que hay gente que piensa bonito.

Sé que es una expresión rara, pero es lo que mejor define a muchas personas que me he cruzado en estos meses. Me refiero a esos clientes de siempre –Olivia, Rogelio, Alicia, Avi…– que me escribieron para ver cómo estábamos todos y no dejaron de comprar en Mascoboutique para mimar a sus peludos. A esas personas que me dieron mil veces las gracias por acercarles un pedido online o el pienso de su perro en el confinamiento y que me sonreían con la mirada. A esas que escribieron por Instagram para darnos ánimos y no permitir que nos rindiéramos.

Me refiero también a mi marido, que me hacía el desayuno todos los días durante el confinamiento para que saliera a la calle cargada de energía y me recibía con un abrazo cuando volvía por la tarde agotada. Me refiero a mis compañeros, a mi equipo de Mascoboutique, que con sus mensajes de “¿qué tal estás hoy?” o “dime cómo te puedo ayudar” hicieron que la cuarentena fuera un poco más llevadera. Me refiero a mi familia, mi madre y mi abuela en especial, que con sus regañinas por teléfono y sus “prométeme que mañana no sales de casa” me hicieron ser mucho más consciente del peligro que estaba asumiendo y de todo lo que me quieren. Perdón, mamá, por no haberte hecho demasiado caso.

La “gente que piensa bonito” es gente que ante una crisis tan brutal como la que estamos viviendo, consiguen sacar lo mejor de sí mismos y darte la mano para que no te quedes atrás.

Estos meses me han enseñado también que tenemos mucho que aprender de nuestros peludos. De pronto la frase de que la felicidad está en las pequeñas cosas ha cobrado todo el sentido del mundo. Un paseo por el parque, la brisa del mar en la cara, un abrazo, el simple hecho de estar con los tuyos…

De esas pequeñas cosas los perros saben mucho. En los años que llevo trabajando para Mascoboutique, nunca he visto un perro con prisa o con estrés de la forma en la que lo vivimos las personas. Sin embargo, sí he visto perros que al ver un juguete o una chuche se vuelven locos de alegría. Perros que, sin conocerte casi, confían en ti y se quedan dormidos en tus brazos o te saludan efusivamente. Muchos caerán en el error de pensar que los perros son seres muy simples, pero la verdad es que su forma de vivir me parece de lo más inteligente.

Quiero pensar que, como yo, muchos se han dado cuenta de lo bonito que es compartir la vida con un perro y de ahí la cantidad de cachorros que están viniendo a nuestras tiendas.

¡Os aseguro que hay un baby boom perruno!

Nuevo curso

Con septiembre aquí comenzamos un nuevo curso. Este año, con el (maldito) coronavirus acechando, es realmente difícil tomar decisiones, ¿cómo afrontar el nuevo año? ¿qué es lo más sensato y acertado? ¿qué va a ocurrir si nos vuelven a confinar? Imagino que estamos todos igual de confundidos.

Yo le he dado muchas vueltas a estas preguntas y he llegado a la conclusión que, con pies de plomo, quiero apostar por el 2020. Nos va a costar mucho y seguro que habrá altibajos que nos hagan dudar de si estamos en el camino correcto, pero me niego a que la pandemia acabe con este proyecto que tanto nos ha costado construir y en el que tanto confiáis.

Este año nos vamos a apoyar fundamentalmente en las marcas de siempre. Marcas que son casi familia por la relación tan cercana que existe con ellas y que sabemos que son un acierto por su calidad y diseño. Hablo de Buddys, de Brott Barcelona, Branni Pets, Muffin & Berry, Wouapy, Hunter, Ferribiella Sabemos a ciencia cierta que cada una de ellas también apuestan por este 2020 y se están dejando la piel para que su marca siga viva. Ahora más que nunca, tenemos claro que trabajar con ellas fue y es un acierto.

Ahora bien, no nos hemos podido resistir y, sin poder adelantaros mucho más, ya estamos en contacto con nuevas marcas preciosas que ojalá os enamoren tanto como a nosotras.

Y después de haberos escrito este post tan personal, me encantaría saber cómo habéis vivido vosotros estos meses, qué anécdotas podéis compartir, qué tal lo han llevado vuestros peludos, qué habéis aprendido y cómo afrontáis el futuro.

Ojalá esta pandemia no os haya robado más de la cuenta.

Fdo. Mar

 

Este post se lo dedico a todas las personas que han fallecido en esta pandemia y, en especial, a mi tío, mi querido tío Manchi, que murió por COVID-19 el 15 de agosto. Quiero pensar que no han muerto en vano y que esta pandemia nos va a ayudar a construir un mundo mejor.

 

Quizá también te interese:

El equipo Mascoboutique al completo te da la GRACIAS

¡Ampliamos la familia! 5 consejos para educar a tu cachorro de 10

Equipo mascoboutique

El equipo Mascoboutique al completo te da la GRACIAS

Noviembre es el mes del agradecimiento. Con Thanksgiving a la vuelta de la esquina, no se nos ocurre mejor manera de daros las gracias por estar ahí, acompañándonos en el camino, que presentando al equipo Mascoboutique… ¡pero al completo!

Como os decimos siempre, somos una pequeña familia compuesta por las marcas que forman parte de nuestra colección y por nuestro súper equipo. ¡Y hoy queremos que nos pongáis caras

Además os contamos la historia de cada una de nuestras mascotas, cómo llegaron a nuestra vida y lo que supuso.

Así que de parte de todo el equipo Mascoboutique ¡Gracias!

“Gin cambió mi vida radicalmente, pero es la perrita más graciosa que conozco”. Matilde

Matilde es la fundadora de Mascoboutique. Abogada de profesión y amante de los animales, empezó hace más de 20 años gestionando la clínica veterinaria que compartía con su marido, unos números más arriba de la actual tienda en la calle Castelló. En ella vendía algunos collares, “poca cosa”, pero se dio cuenta de que había una demanda que sin duda podría cubrir si viajaba.

¡Y así lo hizo! Sobre todo a la Feria de Nuremberg, importando marcas como Hunter o Wouapy y otras que hoy en día han desaparecido, y productos en exclusiva que aquí no se veían.

Hace cinco años la clínica se le quedó pequeña y decidió apostar por Mascoboutique, siguiendo siempre la misma línea: conseguir marcas especiales que aporten calidad y elegancia al día a día con tu mascota.

Hoy puede decir orgullosa que comparte liderazgo con su hija Mar, que ha sabido entender el concepto y adaptarlo a las necesidades del mercado actual.

La otra protagonista de la historia es Gin, un regalo inesperado de sus hijos, que le hizo una “ilusión loca”.  Esta canija sólo quiere estar en brazos y aunque pone su mundo patas arriba, ya no puede vivir sin ella.

Tan pequeño como un botón y lo mejor en la vida de Mar

Una gata tricolor “bien gordita” marco un antes y un después en la vida de Mar. A Ichi la salvaron del sacrificio, quedándose a vivir en la familia, y gracias a ella Mar superó una fobia absurda a lo animales que la acompañaba desde pequeña. Cuando el cáncer se llevó a su gata, Mar estaba tan triste que su madre le preparó una sorpresa. Un viaje a la otra punta de Madrid para recoger a su madre de un supuesto coche estropeado, le condujo hasta ella. 

En sus manos tenía un perrito “negro y gordito, tan pequeño como un botón”. Su pequeño yorkshire Botón, lo mejor de su vida.

Mar es abogada como su madre pero, después de varias experiencias laborales donde no se encontraba 100% realizada, decidió cursar el Máster de ISEM de la Universidad de Navarra, para dedicarse a su segunda pasión, la moda y la gestión empresarial. Y digo segunda porque, sin duda, la primera es su amor por los animales. Cuando se dio cuenta que podía disfrutar de ambas si ayudaba a su madre con la tienda, decidió remangarse y ponerse manos a la obra.

Cuatro años después en los que no ha parado de trabajar, puede decir que se siente orgullosa de la empresa que han creado junto con el resto del equipo Mascoboutique.

Como buena autónoma, Mar hace de todo. Podréis verla en ambas tiendas atendiendo vuestras dudas, pero donde más tiempo pasa en la trastienda “dirigiendo la orquesta” y llevando a cabo labores administrativas, buscando marcas nuevas y eligiendo los mejores productos para cada temporada.

Las sesiones con Amigo Mío Foto y la planificación de la estrategia de marketing es donde asegura “pasárselo bomba”.

Electra: La casualidad más bonita de Sara

La llegada de Electra a la vida de Sara supuso un maravilloso caos inicial con mudanza incluida (en el piso que estaba no le permitían tener mascotas). 

Sara decidió quedarse con esta preciosa caniche después de que su anterior dueña no pudiese encargase de ella. Un viaje de ida y vuelta en el día a Girona que sin duda “repetiría mil veces más”.

Saber que podría acompañarle a Mascoboutique siempre que quisiera, le trajo la tranquilidad que necesitaba.

Su estrecha relación con los animales y su amor por su otra mascota, su Schnauzer Indi, le hicieron empezar un curso de peluquería canina. Desde entonces se dio cuenta que esto era lo suyo.

Y gracias a este maravilloso descubrimiento ¡hoy la tenemos con nosotros formando parte del equipo Mascoboutique! Sara es la responsable de la peluquería de nuestra tienda en Av Machupichu, 29.

¡Y además monta unos escaparates de foto!

Lo que más le gusta de su trabajo es poder ayudar a los peludos y hacer que se sientan cómodos y felices con nosotros. Pasar tiempo con ellos le ”llena muchísimo”.

“Nos entendíamos con la mirada”. La historia de López y Anaís

Diez años dedicándose a algo que no le llenaba en absoluto le animaron a dar un giro a su vida. Anaís decidió cambiar de manera radical su profesión y comenzó a formarme como adiestradora canina con Nacho Sierra.

Seis meses trabajando a diario con López, un perro en acogida que necesitaba para poder realizar la formación, crearon un vínculo tan fuerte entre ambos que no se han vuelto a separar.

“Nos entendíamos con la mirada”.

Y lo que empezó como una acogida se convirtió en una adopción para siempre.

Anaís sabía que dedicarse al adiestramiento en exclusiva era complicado, por lo que se formó en peluquería canina. Algo que le permitía seguir trabajando con perros y aprendiendo de ellos.

En un principio pensó que “no iba a ser tan gratificante como trabajar en su educación”, pero disfruta haciendo que el momento del baño sea algo agradable y relajante, lejos del estrés que les supone a muchos peludos. Cada vez que lo consigue “ama un poco más su profesión”.

Tenemos la suerte de contar con ella en el equipo Mascoboutique como responsable de la peluquería de Castelló. 

Saber que vuestros perritos están en tan buenas manos seguro que es muy tranquilizador.

Alaska y Raquel: La importancia de querer desde la paciencia.

Como veis en la foto está Raquel, pero no con Alaska, sino con Tokio, la otra perrita de Anaís. Su mascota es una conejita tan bonita como miedosa a la que someterse al estrés de una sesión de fotos podía traerle problemas de salud.

Esta su historia…

Hace casi un año que esta pareja comparte vida. Alaska, una conejita blanca con enormes ojos azules, fue el regalo más bonito que una buena amiga le podía hacer a Raquel.

Después de 6 meses metida en la urna de una tienda de animales y paralizada por el miedo, Alaska fue dada en adopción aparentemente por “insociable”. ¡Y esa fue su suerte!

Muchos besos y mimos después esta conejita ya sabe lo que es la felicidad.

La llegada de Alaska enseño a Raquel a “querer con más paciencia, a no rendirse y a darse cuenta de que cada pequeño avance y muestra de cariño significa mucho”.

Raquel ha estudiado auxiliar de veterinaria y peluquería canina, algo que pone en práctica, ayudando a Sara a bañar a los perritos en nuestra tienda de Avda. Machupichu desde que forma parte de nuestro equipo Mascoboutique. Y se encarga de la atención al cliente de la tienda.

Desde pequeña ha vivido rodeada de animales, poder dedicarse a ellos es justo el lugar donde quiere estar.

Muchas noches de biberón y una historia de superación: Esteso y Sonia

Sonia estudió psicología, pero fueron sus ganas de superar el miedo a los perros lo que la condujeron a Esteso, un chihuahua negro de ojos grandes que se pasaba las noches llorando cuando lo adoptó con apenas dos meses.

Gracias a su “auto-terapia”, fue adentrándose en el mundo canino, perdiendo miedos al mismo ritmo que aumentaban sus ganas de dedicarse a ellos.

La vulnerabilidad y lealtad de los peludos le despertó un amor incondicional “una sensación maravillosa, difícil de expresar con palabras”. Esa conexión tan especial que dura para siempre.

Su carrera le llevó a cursar “Terapia Asistida con Animales”. Trabajó con ellos en residencias de la tercera edad y en centros de educación especial. Ahí se dio cuenta que había entrado en este mundo para quedarse.

Compartir el día a día con todos los perritos que pasan por la tienda le hace inmensamente feliz.

Sonia se dedica a la atención al cliente de la tienda de Castelló. Y lo que más destaca de su trabajo es tener clientes de 4 patitas, que a veces pasan sólo a saludar, que le dan las gracias con un lametazo en la oreja, o le hacen todos los trucos que saben para conseguir chuches.

Además se encarga de coger las citas de la pelu. El antes y el después tras su paso por ella le divierte y verles llorar de emoción después de un par de horas separados de sus dueños, “le roba el corazón”.

¡Es un placer contar con ella en el equipo Mascoboutique!

Su abuelo le quería poner una granja, pero fue Mimo quien cumplió su sueño de niña.

Apenas cabía en la palma de la mano cuando Raquel lo vio por primera vez. Tenía unas “orejotas” grandes, casi tanto como sus ojos, y desde el principio sólo quería jugar y recibir cariñitos . De ahí su nombre: Mimo, de mimoso.

Comparte custodia con su familia, así que este chihuahua suertudo no está falto de planes. Entre sus favoritos, ¡ir de bares!

Su miedo a tratar con animales enfermos y su temor a no poder “salvarlos a todos” le hicieron cesar en su empeño por ser veterinaria. Pero fue su abueloquien desde niña le animaba diciéndole que le pondría una granja para poder vivir entre ellos- el que la empujó a dedicarse a esto.

Una compra fallida para su peludo y algunas conversaciones después con Mar, acabaron con una mala racha y dieron comienzo a una etapa “llena de gente  y animales maravillosos”.

Desde entonces, Raquel forma parte del equipo Mascoboutique como responsable en la tienda de Castelló y echa una mano con las RRSS fotografiando a todos los perritos que pasan por la tienda.

Molly, la perrita “pegatina”: Una historia de segundas oportunidades

Cuando la vio por primera vez temblaba como una hoja. No se dejaba acariciar y apenas levantaba la mirada del suelo. Formaba parte de un grupo enorme de perritos que estaban expuestos en la calle Fuencarral, esperando llamar la atención para fomentar la adopción.

Se enamoraron. Al menos ellos de Molly. Y cuando unos días después tras formalizar la adopción por fin se fueron a casa, tardaron casi una hora en hacer un trayecto de 15 minutos. Todo el camino llorando y vomitando.

Al llegar se dejó caer en la que luego sería su camita y exhaló un suspiro profundo: «Por fin en casa».

La  primera noche que pasaron juntas apenas durmieron. ¡Demasiadas emociones! De esto hace un año y ya no se imaginan la vida de una sin la otra.

Obediente, buena y noble, esta Molly. Una perrita que ha demostrado una enorme generosidad al superar muchos de sus miedos tras una vida llena de maltrato y abandono.

“Pegadita a todos lados”. Así va ella desde que llegó a la vida de Cova, quien le prometió compensar todo el daño que había vivido y demostrarle lo bonita que es la vida. Van por buen camino.

Cova forma parte del equipo Mascoboutique desde hace poco y se encarga de la comunicación. Mar dio con ella gracias a una foto en sus RRSS donde salían juntas. Una de las muchas cosas increíbles que ha aportado Molly a su vida. Varias conversaciones después empezó a formar parte de esta pequeña familia,

¡Y además está feliz porque por fin ha encontrado un sitio donde los jersey son de la medida de esta galguita friolera!

▶︎ En esta entrada te contábamos un poco más por qué es tan importante adoptar.

Mariano y su “reina”, Gala.

Equipo Mascoboutique_Gala

Gala, es mestiza y llegó casi por casualidad hace ahora diez años, convirtiéndose en el regalo más ansiado de su hija. Un paseo en bicicleta por el campo le condujeron hasta ella y su hermano, que estaban abandonados en un camino que recorrían a diario. Ese día, desde luego, fue especial. Llevan juntos desde entonces y no sólo es la perrita de la familia, es “la reina de la casa”.

Mariano no buscaba dedicarse a los animales a pesar de que reconocer que siempre le han “vuelto loco”. Pero la vida le fue empujando poquito a poco a este mundo y ahora asegura “no querer dedicarse a nada más”.

Adora trabajar con perros de quienes dice aprender a diario “casi más que de las personas”. Su nobleza, fidelidad y agradecimiento constante le tienen enamorado.

Forma parte del equipo Mascoboutique desde 2009 y como él bien dice, es uno de los más antiguos. Precisamente por este motivo, se ha convertido en una de las piezas fundamentales, echando una mano en todo: ayuda a Anaís en la peluquería de Castelló, atiende junto con el resto de las chicas a nuestros clientes, ayuda con el reparto y, si hace falta, ejerce de “manitas”. Sin duda, una suerte poder contar con él.

Hemos disfrutado mucho presentándote a nuestro equipo. Igual que nos encanta saber vuestros nombres y el de vuestras mascotas, creíamos que era muy importante que supierais quien hay detrás de Masco. ¿Te ha gustado ponerle cara a todos los miembro de Mascoboutique? 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies