Alimentación canina: ¡Todas las claves! Parte II

Seguimos hablando de alimentación canina para intentar responder a vuestras dudas. Puedes echar un ojo a la primera parte donde además hablamos de alimentación canina según la edad del perro.

Con Almudena Sánchez Martín, Veterinaria licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (Nº colegiada 4711), también hablamos de otro tipo de alimentación complementaria a la dieta de nuestros perros (o no) y cómo enriquecer la alimentación de nuestros peludos.

Comida humana para nuestros perritos ¿Sí o no?

Aquí sin duda aplicamos la lógica. Por mucho que nos ponga ojitos ¡no vamos a darle un plato de lentejas a nuestro perro, con especias, sal y todo lo que le vayamos a añadir!

Los perros son principalmente carnívoros, así que si queréis darles un capricho que les haga salir de la rutina de su comida diaria, un trozo de pechuga de pavo o de filete de ternera les alegrará el día. ¡Para ellos es un auténtico manjar y tú podrás estar tranquilo porque es súper sano para ellos!

“Muchas veces, incluso nosotros como profesionales, recomendamos alimentos nuestros para tratar algunas patologías (por ejemplo, dieta astringente o dieta blanda)” 

Pero, lo mejor es consultar siempre al veterinario porque, en ocasiones pensamos en pollo con arroz para una diarrea, pero puede que justo en ese momento, el intestino del perro no vaya a tolerar ni absorber adecuadamente el almidón que lleva el arroz.

Otros alimentos “humanos” para enriquecer el día a día de tu perro

Apuesta por frutas y verduras, como manzana, pera, sandía, pepino o zanahoria. Les mantendrán hidratados, les aportan minerales ¡y les chiflan! Y además se entretienen mordisqueándolas y eso les ayuda a limpiar los dientes por tracción mecánica.

TIP:  Es importante que, si queremos mimar a nuestro perro compartiendo con él algo de nuestra comida, lo hagamos con mesura. Los perros tienen unas necesidades nutricionales distintas a las nuestras, por eso las marcas de alimentación canina formulan sus piensos o comida húmeda para que le aporten al perro exactamente los nutrientes que necesita. Si nosotros nos pasamos dándole de nuestra comida, es posible que le siente mal o incluso se ponga enfermo por exceso de grasa o proteína. 

Comida húmeda o en grano ¿Alternamos?

Para la alimentación canina existen en el mercado alimentación húmeda (las típicas latas) y alimentación seca (el pienso). En ambos casos y con carácter general, se trata de alimentación completa para el perro, es decir, que de ese alimento el perro obtiene todos los nutrientes que necesita y no es necesario complementarlo. Sin embargo, la comida húmeda tiene sus desventajas. Os contamos un poquito más.

Siempre son aconsejables alimentos que les haga masticar y desgarrar, salvo excepciones puntuales como que tu perro tenga la dentadura muy mal. No podemos olvidar que tenemos animales carnívoros en casa, con unas estupendas muelas carniceras para utilizar y triturar.

Muchas personas mojan el pienso porque creen que les cuesta comérselo ¡error!

Si no se lo comen, lo que puede estar pasando es que:

  1. El tamaño de la croqueta no sea el adecuado.
  2. No les guste el sabor.
  3. Simplemente te estén echando un pulso, por ejemplo, si les das con frecuencia de tu comida. Esto suele ser muy habitual.

Pero si la salud del animal es la adecuada, hasta el chihuahua más diminuto tiene una boca diseñada para desgarrar y triturar la comida con lo cual siempre se aconseja que el total o la gran mayoría de su dieta sea masticable.

Hay que tener en cuenta que, con la comida húmeda, las heces salen más blandas, hay peor aliento, peores digestiones y la boca tiende más a la formación de sarro con los consecuentes problemas dentales.

Por eso, Almudena recomienda la comida húmeda como un apoyo o una fracción de su dieta, pero no en totalidad. Verlo como un enriquecimiento de su ración y una alegría puntual para tu perrito.

Dieta Barf: ¿qué es, en qué consiste?

Almudena lo tiene claro, la dieta Barf es otra buena opción de alimentación canina, que se basa en la administración de huesos carnosos y carnes magras como base fundamental de la dieta, aunque también aportan vegetales/verduras y un escaso porcentaje de fruta.

Además, admite un mínimo porcentaje de yogurt y aceite de pescado, entre otros componentes.

La dieta Barf no es excesivamente complicada de seguir y cada vez existen más empresas que la proporcionan y te dan las instrucciones para alimentar a tu perro correctamente. No obstante, es evidente que no es tan sencillo como alimentar a tu perro con pienso (hay que comprar la carne cruda, congelarla, aprender a hacer las combinaciones adecuadas, etc.), así que si te animas con la dieta Barf te aconsejamos que te informes muy bien previamente y evalúes si puedes llevarla a cabo. Un detalle a tener en cuenta, es que necesitarán gran parte de tu congelador para almacenar la comida de tu perro.

Almudena, nos advierte además que la digestibilidad de esta dieta en ocasiones es más difícil. Lo que recomienda es que si optas por este tipo de alimentación canina  ¡que pruebes! Si no le sienta bien lo notarás rápidamente.

Y tú ¿Cómo alimentas a tu perro? ¡Estamos deseando tener tu feedback! Puedes dejarnos tus dudas o comentarios en este artículo, en nuestro correo electrónico o en nuestras RRSS. 

¡Te escuchamos!

Quizá también te interese:

Alimentación canina: ¡Todas las claves! (Parte I)

Alimentación canina: ¡Todas las claves! (Parte I)

A través del blog os intentamos trasladar las dudas que no transmitís en tienda, los debates que se generan en el parque y todo ese contenido útil para mejorar la salud y la calidad de vida de tu perrito. Por eso os hemos preparados dos entradas muy completas para hablar de alimentación canina.

¿Tienes clara la formula que mejor le va a tu peludo? Almudena Sánchez Martín Veterinaria licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (Nºcolegiada 4711), nos da algunos tips que tenemos que tener en cuenta según el tipo de perro que tengamos.

¡Vamos con la primera parte!

Cachorro, adulto, anciano: La mejor edad para cada edad.

Las necesidades en cada momento de la vida de un perro son muy diferentes por eso es muy importante ir haciendo el cambio de alimentación canina según su crecimiento. Hacerlo bien evitará posibles trastornos en nuestros perritos.

Cachorro: Proteínas de buena calidad

Para un perro joven (cachorro hasta la madurez) es muy importante mirar que el aporte de proteínas sea de buena calidad porque durante los primeros meses experimentan un crecimiento rápido y les va a ayudar al desarrollo muscular, de sus órganos internos y a su sistema inmunitario. La grasa de la ración les va a aportar energía junto a los hidratos de carbono

Los niveles de grasa no deben ser excesivos o empezarán a desarrollar problemas hepáticos pronto. Por eso se aconseja alrededor del 20% de grasa.

Otro punto importante en la alimentación canina en perros jóvenes son las vitaminas (complejo B para el desarrollo neurológico) y minerales (calcio).

TIP: ¡Ojo! Hay una falsa creencia entre propietarios e incluso, criadores, de la necesidad de suplementar con complejos vitamínicos o de calcio a los cachorros causando en muchas ocasiones el efecto contrario, es decir, enfermedades óseas por exceso de acumulación cálcica o incluso intoxicaciones por exceso de vitaminas. Nunca hay que dar complejos de este tipo sin supervisión veterinaria para evitar problemas de desarrollo de nuestras mascotas.

Edad adulta: El momento determinará su alimentación

En la fase adulta, hay muchas variaciones en la alimentación canina en función de ciertos momentos fisiológicos:

  1. El embarazo. En este momento, las futuras mamás necesitarán comidas muy parecidas a las de los cachorros, es decir, ricas en grasas y proteínas.
  2. Con la aparición de ciertas patologías, por ejemplo, en diabetes en los que se dan alimentos ricos en fibras (sobre todo de tipo vegetal, como ciertas frutas y cereales) que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre evitando carbohidratos y alimentos muy grasos ya que su páncreas no funciona muy bien;
  3. Mascotas alérgicas que necesitan de una fuente proteica de alta digestibilidad.

Además en perros adultos, en lo que nos tenemos que fijar es sobre todo en los niveles de proteínas según las necesidades de nuestras mascotas. Si son perros con mucha actividad, necesitarán más proteínas para cuidar su musculatura mientras dure esta actividad. Pero si nuestro peludo es un perro casero con una vida sedentaria, no debemos dar comidas excesivamente ricas en proteínas ni en grasas. Así evitamos problemas renales y de obesidad.

Los viejitos: ¡Ojo con las grasas!

En el caso de los ancianos, sus necesidades de grasa disminuyen con la edad al irse reduciendo su actividad física y su metabolismo, quemando menos calorías diarias. Si no cuidamos la grasa que les damos, tendremos ancianos con sobrepeso, que predispone a patologías cardíacas, circulatorias ¡y a la diabetes!

Normalmente, si disminuimos la grasa de su ración diaria, aumentamos la fibra y de esta manera lo que comen les sacia más y favorece el tránsito intestinal que también se va ralentizando con los años.

Los piensos para perros senior, suelen venir enriquecidos con aportes de vitamina C que mantienen sus neuronas en forma, intentando retrasar problemas de disfunción cognitiva (desorientación, mal genio, ladridos, insomnio…).

Edades perrunas: ¡Un cambio progresivo!

El destete normalmente se hace al mes y medio a dos meses de edad del cachorro. En este momento, la inmunidad materna que tiene fruto de la lactación, empieza a disminuir y la alimentación del cachorro junto con el plan de vacunación adecuado, estimula el sistema inmunitario del perro.

  • De cachorro a adulto depende de la raza que sean. Perros de talla mini (yorkshire, chihuahua, caniche toy…) pueden empezar la transición al pienso de adultos en torno a los 9 a 10 meses, sobre todo si han pasado por el proceso de esterilización.
  • Los perros de talla mediana (border collie, cocker…) se suele esperar a cumplir el año de edad.
  • Los de razas grandes (gran danés, terranovas, mastines…) se aconseja hacer el cambio a pienso de adulto en torno al año y medio a dos años de edad, ya que sus líneas de crecimiento óseo cierran más tarde y su desarrollo muscular y articular necesita más tiempo de maduración.

La transición: Evita que sea un cambio brusco

Nunca hay que hacer cambios bruscos en la alimentación canina, sobre todo si se trata de cambios grandes (cambiar el tipo de pienso, cambiar de pienso a comida barf…)

Si hacemos grandes cambios de un día para otro, las microvellosidades intestinales no podrán absorber de forma eficiente los nutrientes y pueden empezar a aparecer diarreas que en ocasiones. Esto nos impacienta aún más porque queremos verles bien cuanto antes ¿qué solemos hacer? Cambiamos de nuevo la alimentación ¡Y vuelta a empezar!

TIP: Lo ideal es mezclar durante varios días las dos dietas, la que se le está dando y a la que le quieres cambiar de forma que vaya aumentando la dosis de la que le quieres dar conforme pasen los días y así hacer el paso gradual dando ese margen al intestino a adaptarse al cambio.

¿Y que hay de los premios?

Las chuches o premios  son muy beneficiosas, sobre todo a la hora de educar/adiestrar a nuestras mascotas e incluso, para otras muchas funciones: a la hora de ir al veterinario, cuando dejamos a nuestro peludo solito en casa, en el momento de dar medicaciones…

“El problema es cuando nos dejamos llevar y la golosina la damos sin función alguna creando una ansiedad al perro por los premios, que los demanda a toda hora”

Hay una gran variedad de premios: veganos, light, grain free, liofilizados; articulares, dentales… Así, no sólo cumplen su función de golosina sino que nos ayudan a cuidar perros en tratamiento para obesidad, diabetes, artrósicos…

TIP: Prohibidas todo tipo de bollería industrial, ni azúcar, ni chocolate…

Hablamos también con nuestra compañera Anais, que además de ser nuestra peluquera de Castelló, es adiestradora canina a través de su empresa Wikidog, y nos cuenta que para los procesos de aprendizaje es necesario utilizar un refuerzo positivo, ya sea una chuche o el juego, en función de lo que para el perro sea más estimulante.

“Las Salchichas son muy cómodas y a ellos les encantan, pero no es el mejor alimento si vamos a abusar de ellas”.

En el post de 5 consejos para educar a tu cachorro de 10 os contamos un poco más algunos tipos para educar a los cachorros incluyendo las chuches.

TIP: En Mascocoutique tenemos además carne deshidratada que está muy bien para trabajar con nuestros perros.  Pero también tienes la opción de cocer pollo, hígado o alguna proteína de calidad para partirla en trocitos y utilizarla como premio.

¡Échale un ojo a estos artículos!: Recipiente para pienso, comedero y recipiente para viaje.

Y tú ¿tienes claro el tipo de alimentación que mejor le va a tu perro? En la siguiente entrada de blog, seguimos hablando de alimentación canina y de cómo hacer que uno de sus momentos favoritos del día sea especial y diferente sin dañar su salud.

 

Quizá también te interese:

Guardería canina para cachorros ¡Sí, sí, sí!

Guardería canina para cachorros ¡Sí, sí, sí!

Como sabéis, estamos dedicando el protagonismo del mes a los cachorros, clientes habituales en Mascoboutique y la debilidad de todo el equipo (¿y de quién no?). Hoy particularmente os queremos hablar de la guardería canina para cachorros como una de las herramientas más potentes para educarle con éxito.

La llegada de un pequeño a casa lo pone todo patas arriba (literal) y es importante adquirir ciertos hábitos que sin duda ayudarán al perrito a saber reaccionar y relacionase con otro perros y a ti a no volverte loca por el camino.

En el post de la semana pasada hablamos con Anais de WikiDog y peluquera de nuestra tienda en Castelló, quién nos dio 5 consejos para conseguir educar a tu cachorro.

Y hoy lo hacemos con Paula López de María García, una de las fundadoras de WagWag, que además de veterinaria, tiene un master en comportamiento de pequeños animales.

Con ella hemos querido tratar especialmente la importancia de llevar a nuestro cachorro a la guardería desde bien pequeño.

Con el destete comienza la socialización

La relación entre perros es importante siempre, ya que son animales sociales y necesitan desarrollar sus capacidades interaccionando y jugando con otros perros.

Es justo el periodo de socialización el momento más importante de la vida de un perro en cuestión de comportamiento. Por eso cuando se trata de cachorros es vital hacerlo desde el destete que es cuando comienza esta etapa tan importante, tal y como nos cuenta Paula.

“Antes de este momento conviene que se desarrolle con su madre y sus hermanos y no es recomendable destetar a un cachorro antes de las 8 semanas de edad ya que está demostrado que supone un incremento en la presencia de problemas de comportamiento en edad adulta, mayoritariamente miedos y reactividad excesiva ante estímulos normales”.

Este momento tan crítico en la vida del cachorro discurre entre las 3 y las 12 semanas de vida -cuenta Paula – es un período de tiempo limitado en el que el cachorro aprende a interaccionar con los estímulos de su ambiente, evitar miedos futuros y entender la comunicación con otros perros y personas.

Evitar la calle durante la primovacunación

Durante estas primeras semanas se produce la ventana inmunitaria en la que el cachorro comienza a perder las defensas adquiridas de su madre y a desarrollar las suyas propias mediante la primovacunación. Es justo aquí cuando pueden contagiarse de enfermedades infecciosas muy peligrosas para la vida del cachorro.

TIP: Paula, fundadora de Wag, Wag, nos recomienda como veterinaria que aunque sea peligroso sacar a los cachorros por motivos inmunológicos, es MUY IMPORTANTE socializarlos por motivos de comportamiento, aunque siempre de manera controlada intentando encontrar el equilibrio.

¿Por qué llevar a tu cachorro a una guardería canina?

La importancia de la guardería canina radica en que permite encontrar un equilibrio entre estos dos períodos: la primovaculación y la etapa de socialización.

Se trata de aportar un entorno controlado en el cual “se conoce el estado de salud y vacunación de todos los perros que se encuentran y se vigila que los encuentros con otros perros sean positivos y en todo momento supervisados”

Desde WagWag aconsejan comenzar a ir a una guardería canina alrededor de los dos meses de edad, entre la segunda y la tercera vacuna.

El cachorro en la guardería

No se trabaja igual la llegada de un cachorro al centro que de un perro joven o adulto.

“A un cachorro hay que proporcionarle un entorno más controlado, animarle y apoyarle en sus encuentros con otros perros para que gane confianza”.

A un cachorro hay que prestarle mucha más atención que a un perro adulto porque debe aprender desde le principio donde están los límites. De esto también os hablábamos en la anterior entrada de nuestro blog. “Tiene que aprender hasta donde se puede morder, que hay que descansar, aprender a parar cuando un amigo no quiere seguir jugando, a leer el lenguaje canino que hacen los otros perros”, comenta Paula.

¡Si por ellos fuera estarían todo el rato jugando y haciendo trastadas!

La sobreprotección, el error más común con los cachorros

¿A quién no le parece vulnerable un cachorro? Si a eso le unimos en muchos casos la falta de experiencia, tenderemos a cometer uno de los errores más comunes a la hora de educar a un perro: La sobreprotección y por lo tanto la mala socialización.

Cada perro una personalidad

El carácter marcará el momento de presentación de estímulos al cachorro.

Su personalidad y respuesta ante los estímulos nos indicarán la intensidad que debemos utilizar.

“Es igual de perjudicial una socialización pobre en la que no se haya conocido nada, como una socialización en la que los estímulos se presenten de manera excesiva y provoquen miedos futuros”. Recalca Paula.

Su mayor recomendación: El educador canino

Anaís González y Paula López de María nos han dado un montón de trucos súper sencillos para trabajar con nuestro cachorro, (luego ya toca ponerlo en práctica, que es otro tema). Pero hay algo en lo que ambas han insistido especialmente y se trata de trabajar con un educador canino para asegurarte aportarle la base que necesitará para ser un perro equilibrado. Eso sí, siempre que su método de trabajo sea en positivo.

“Nuestra experiencia nos ha permitido ver la diferencia que hay entre perros que han contado con los apoyos de un educador y los que no, siendo mucho más estables, tolerantes, centrados y con menos miedos”, nos cuenta Paula.

Trabajar desde pequeños con ellos en la socialización y educación temprana te evitará futuros problemas de conducta.

Mil gracias a Paula por contarnos su punto de vista como profesional del sector y fundadora de la guardería canina WagWag.

Si tienes cualquier duda o consulta, ¡ya sabes que nos encanta recibir vuestro feedback!

Y si no os conocemos todavía, ¡aceptamos visitas!

#amigosdemascoboutique

Quizá también te interese:

Mi cachorro ya está conmigo… ¿y ahora qué? (Parte I)

¡Ampliamos la familia! 5 consejos para educar a tu cachorro de 10

¿Empiezas el año con un nuevo miembro de la familia? ¡Felicidades! Has tomado una decisión que te va a cambiar la vida ¡a mejor! Pero como todo, al principio requiere un poco de esfuerzo, sobre todo si se trata de educar a tu cachorro. Por eso queremos echarte una mano con los inicios, momento clave para que luego todo vaya sobre ruedas.

 

 

En estas dos entradas de blog pasadas: Mi cachorro ya está conmigo ¿Y ahora qué? (Parte I)Mi cachorro ya está conmigo ¿Y ahora qué? (Parte II)te dimos algunos consejos de lo que necesitarás con la llegada del nuevo cachorro a casa. Pero hoy queremos hablar principalmente de cómo educar a tu cachorro.

Y  queremos hacerlo a través de los consejos de Anaís González, nuestra peluquera en la tienda de la calle Castelló 45, que junto a Paco Dávila forman Wikidog: una empresa dedicada al adiestramiento canino para mejorar la calidad de vida de tu perro y ayudarte a establecer un vínculo sano con él.

 

 

1.La hora de ir al baño

Una de las cosas que más nos preocupa cuando llega un cachorrillo a la familia es cómo enseñarle a hacer sus necesidades en el lugar adecuado: primero en el lugar de la casa que tu elijas y luego en la calle.

Sentimos que tengas que leer esto, pero al principio te vas a pasar una temporada recogiendo pises y cacas de (casi) todas partes, sin embargo, ¡no desesperes! Hay técnicas para enseñarle lo que será su “baño provisional” en casa hasta que pueda salir a la calle.

En primer lugar, escoge un lugar donde poner sus empapadores y donde quieras que haga sus necesidades. Ese será nuestro objetivo y su lugar de referencia.

Anais destaca especialmente cuatro situaciones tras las que tu cachorro querrá aliviarse.

¡Toma nota!

  • Entre 5 y 20 minutos después de comer y beber. Dependiendo del perro y de la edad tardará más o menos.
  • Después de dormir.
  • Después de una sesión de juego o de entrenamiento.
  • Después de una situación donde haya habido un pico de excitación. 

Este es el momento perfecto para llevarlo a la zona donde tengas los empapadores y quedarte con él. Si consigues que lo haga en este sitio refuérzalo con un premio.

TIP: ¡aprende de su lenguaje corporal! Si olisquea insistentemente, si da vueltas en círculo o si arquea de forma peculiar la grupa es que se dispone a hacer pis o caca.

“Si esto ocurre, ¡actúa rápido! pero con calma para no asustarlo. Cógelo y llévalo a sus empapadores. Esto solo te servirá si no lo ha empezado a hacer. Si ya ha empezado, espera a que acabe y límpialo, porque si lo interrumpes y lo llevas a su sitio, no hará nada ya que no entenderá qué está ocurriendo”, nos cuenta Anaís.

2. Quedarse solo y sin romper nada

Es importante que habilites un espacio para él desde el primer día. Para conseguir educar a tu cachorro debe aprender a estar solo y tranquilo, así como que en el resto de la casa hay una serie de normas y lugares que tiene que respetar.

Al ser cachorro va a tener una constante necesidad de experimentar con su entorno y, como los bebés se llevan las cosas a la boca, el cachorro necesitará descubrir las texturas y qué es comestible y qué no, para lo que lógicamente utilizan la boca y los dientes.

TIP. “Durante el cambio de dientes experimentan bastantes molestias y tienen necesidad de morder y roer”. Por eso, desde Wikidog nos recomiendan que en el espacio que hayas habilitado para él tengas una CAJA de TEXTURAS. Se trata de una caja donde poner diferentes texturas naturales para que experimente con total libertad. Por ejemplo: palos, piñas, un rollo de papel, trozos de cartón de diferentes consistencias, trozos de tela y maderas de distintos grosores…

Lo ideal es que a lo largo de la etapa de cachorro vayas añadiendo o quitando elementos de la caja para que siempre esté aprendiendo.

También puedes probar con juguetes con diferentes texturas y formas. Por ejemplo,  juguete Jirafa (ideal para desarrollar sus instintos), juguete Dudu Chenilla (con diferentes texturas), peluche bio lano pequeño (muy suave por fuera, sin pito y con fibras naturales que hacen que cruja al tocar la parte plana), pelota nudo de cuerda(perfecto para ayudarles a fortalecer los dientes) o juguete cerdo pelosino (con pito y flequitos).

3. ¡A poner límites! 

Al ser un cachorro, tu perro no distinguirá lo que está bien de lo que está mal y eso es algo que tendrás que enseñarle tú. Si quieres educar a tu cachorro de 10, no tengas pena o miedo de corregirle, de nuevo, como a los niños pequeños, el aprender esas normas y límites le hará sentir mucho más seguro y tranquilo al saber qué puede hacer y qué no. Eso sí, durante el periodo de aprendizaje ten en cuenta que casi seguro tendrás que adaptar temporalmente la casa para retirar de su alcance algunos objetos valiosos.

Para llevar a cabo ese aprendizaje, desde Wikidog nos recomiendan recurrir a las correcciones indirectas cuando quieras redirigir una conducta inadecuada,

Veámoslo con un ejemplo, que es mucho más fácil:

Si coge una zapatilla y se pone a morderla, podemos levantarnos e irnos. Si no nos sigue podemos hacer algún ruido en la cocina que le llame la atención o incluso mover el saco de pienso”, nos cuenta Anaís.

Como veis no le regañamos por estar portándose mal, si no que intentamos llevarlo a conductas positivas, como seguirnos para que entienda que eso es lo correcto y el motivo por el que va a recibir afecto. No cuando está cometiendo una trastada.

 

4. Saludar sin saltar, arañar o brincar

Reconócelo, nos encanta llegar a casa y que tu cachorro se muera de la emoción al verte, salte y te pida que le cojas de mil maneras posibles. A todos nos gustan que nos quieran y más con esa efusividad. Sin embargo, cuando el perro te recibe así, está en una situación de excitación excesiva y no es bueno para él. Lo normal es que se alegre (y mucho) al verte, pero que sea capaz de controlar sus emociones y no sobreexcitarse.

Esto, además de ser importante para él, también lo será para otras personas que se crucen con él. Si el perro detecta que recibe cariño al saludar así a la gente, probablemente lo intente con todas las personas que se encuentre, sean conocidas o no, y no a todo el mundo le gusta que un perro se les suba a las piernas. Por lo tanto, educar a tu perro a que salude de forma correcta le beneficiará a él, en primer lugar, pero también a terceras personas y a ti, que te ahorrará arañazos y/o situaciones embarazosas por la calle.

Y la pregunta del millón, ¿cómo conseguirlo?

TIP: “Cuando tu cachorro te salude tócalo, acarícialo y háblale ÚNICAMENTE cuando sus cuatro patas están tocando el suelo. Si salta o apoya sus patas delanteras en ti para automáticamente de hablarle y tócalo, ni si quiera le mires, incluso puedes darle la espalda ligeramente, en cuanto sus cuatro patas toquen el suelo de nuevo puedes volver a darle atención, pero con suavidad y sin excitarlo”.

Si lo haces sistemáticamente y pides a las personas de tu entorno que sigan estas pautas -nos cuenta Anaís- aprenderá a saludarte sin subir ni saltar, lo que agradecerás, especialmente si no estamos hablando de un chihuahua ¡y sí de un mastín o un gran danés!

5. Manipulación

La manipulación no se trata de que tu perro te ponga “ojitos” para conseguir lo que quiere (que también), consiste en que el perro entienda que puede ser manipulado (en el sentido de “toqueteado”) por ciertas personas y que tiene que acostumbrarse a ello porque es por su bien. Nos referimos, por ejemplo, a establecer sesiones tales como cepillar, limpiar orejas, limpiarle los dientes o poner gotas de agua en los ojos. Así, las sesiones de peluquería, las visitas al veterinario o cuando tengas que cepillarlo en casa o lavarle los dientes, no se convertirán en una película de terror para él. 

Se trata de educar a tu cachorro realizando este tipo de acciones sin forzarlo y “dirigiendo su atención hacia uno o varios premios que pondrás justo delante de su nariz a medida que lo vas manipulando”, como nos recomienda Anaís.

¿Cada cuánto debo realizar este tipo de acciones?

Lo ideal es hacerlo algunas veces por semana durante los primeros meses.

Otra cosa que puedes hacer es llevarlo al veterinario sólo para subirlo en la báscula o en la mesa de exploración y premiarle con algunas chuches cuando esté encima. Así asociará la consulta del veterinario como algo positivo, aunque en ocasiones vaya para vacunas o por estar enfermito.

¿Y qué pasa con los juegos? Los juegos dentro de casa deberían ser relajantes así que procura no jugar con él a cosas que lo exciten demasiado como tirarle la pelota o morder haciendo presa. Esto mejor resérvalo para la calle.

Desde Wikidog te proponen que en casa trabajes su olfato con juegos de búsqueda o rompecabezas caninos. Este tipo de juegos le van a encantar, además de estimularlo mentalmente.

 

Qué, ¿te ves ahora un poco más preparado para afrontar la educación de tu cachorro?

Si tienes alguna duda puedes contactar directamente con Anaís y Paco a través de su página web Wikidog, en la que además te podrán ayudar con otros temas igual de importantes como son la ansiedad por separación, el orden a la llamada o el paseo tirando de la correa.

Y si quieres mandarnos fotos de tu cachorro, estaremos felices de publicarlo en nuestra cuenta para ampliar la familia de #amigosdemascoboutique.

Fotografía: Unsplash, Mascoboutique y Amigo Mío.

Mi cachorro ya está conmigo… ¿y ahora qué? (Parte II)

…Si los anteriores consejos te fueron de utilidad, queríamos compartir contigo algunos más relativos al kit inicial para tu cachorro

En el primer post sobre el cachorro os prometimos hacer otro post sobre el kit inicial del cachorro, es decir, aquellos accesorios para perro que necesita al 100% y otras cosas que pueden esperar. Habéis leído tanto y se dicen tantas cosas sobre los cachorros, que pensáis que necesitan de todo y que el desembolso inicial va a ser una barbaridad. En este post queremos tranquilizaros y contestar a las preguntas que más nos hacéis en la tienda. ¡Vamos a ello!

¿Debería comprarle collar o arnés?

Esta es la eterna pregunta que nos tememos que no tiene una respuesta única. Desde Mascoboutique recomendamos, con carácter general, empezar con un collar de nylon, regulable, blandito e idóneo para cachorros. Por ejemplo, los collares Bi One Parachute, los collares de Estrellas o los collares de Brott en las tallas pequeñas. ¿El motivo? Os va a resultar mucho más fácil educarles con un collar que con un arnés, ya que con el arnés tiran con toda su fuerza y pueden tomarte más el pelo haciendo lo que ellos quieren jaja. Además, al ser regulable, a medida que vaya creciendo vuestro cachorro, podréis ir agrandando el collar.

Ahora bien, la decisión correcta va a depender de la raza del cachorro y de su personalidad. Desde nuestro humilde punto de vista, para cachorros de raza mediana y grande que sean un poco traviesos, lo ideal es el collar. Por supuesto, hay que tratar al cachorro con delicadeza y no dar tirones bruscos para no dañarles el cuello ni crearles miedos o traumas, pero creemos que en perros de esos tamaños el arnés tiene menos sentido.

Si el cachorro, sin embargo, es de una raza toy, por ejemplo, un bichón maltés, un yorkshire terrier, un caniche toy, etc. quizá pueda ser recomendable ponerles directamente un arnés blando y ligero. Así nos aseguramos de que su cuellito no se dañe en absoluto y, por su tamaño, es imposible que lleguen a tirar tanto como para no ser capaces de educarlos correctamente. Nuestra experiencia es que para esas razas, os encantan el Arnés de Estrellas Rosa o Negro,  los Arneses Naja Camel, Coral o Negro o los arneses de Puppia o Pinkaholic.

En realidad, esta duda entre arnés o collar está muy ligada al adiestramiento, a la morfología y al carácter de cada perro, así que preferimos no explayarnos más y desarrollar el tema en más posts. ¿Os parece?

¿Mi cachorro necesita una cama premium?

Cuando tenemos un cachorro en casa son muchas las preguntas que nos hacemos: ¿Es mejor que tenga cama desde el principio? Si es así, cuando el cachorro crezca, ¿me seguirá sirviendo o le quedará pequeña?

Siempre es mejor que un perro tenga su propia cama, de esta forma se le acostumbra a diferenciar su espacio del espacio del dueño, creando un hábito. Para crear un entorno de mayor seguridad, las camitas que nosotros recomendamos en sus primeros meses son aquellas que ofrecen una «pared» a los lados y a ser posible que estén fabricadas con tejido de pelito; de esta forma, aunque duerma solo, se sentirá resguardado y protegido.

cama perro cachorro

Aun así, la elección de la cama se transforma en una decisión compleja como hemos podido comprobar asesorándoos en la tienda. Muchos venís a la tienda y estáis deseando comprarle la mejor cama de todas que le sirva «para siempre». Ahora bien, ese «para siempre» en un cachorro es complicado ya que tienden a morder todo, se pueden hacer pis en la cama… en fin, qué os vamos a contar. ¡Son bebés! Además, si el cachorro es de raza grande esa cama para siempre tendrá que ser grande para que le valga también como adulto y puede que, siendo cachorro, la vea demasiado grande y no le guste.

Por lo que os acabamos de contar, nuestra recomendación es que la primera cama que le compréis a vuestro cachorro sea una cama resistente, económica y adaptada a su tamaño. Es bastante probable que esa primera cama acabe más estropeada de lo normal entre tanto juego y mordisco de las esquinas (sí, las esquinas de las camas deben de estar muy ricas jaja). Cuando sea adulto y empiece a comportarse como es debido, ya sí os animamos a que le compréis la cama de vuestros y sus sueños.

En resumen: para la elección de la primera cama os recomendamos la regla del bbb: «bueno, bonito y barato», como son la Cama Dream, la Cama Spirit, la Cama Happy o la Cama Leona.

¿Qué comederos le compro? ¿También seguimos la regla del bbb?

En el caso de los comederos, desde Mascoboutique sí que os recomendamos que optéis por los que más os gusten y pensando que serán sus comederos definitivos. A diferencia de lo que ocurre con la cama, conocemos a pocos cachorros que hayan roto su comedero (no sabemos si es porque no son capaces o porque ya desde pequeños entienden que con la comida no se juega, jaja). Por lo tanto, podéis elegir sin problema los comederos que os gusten y que sean adecuados para vuestro cachorro una vez que sea adulto. Como siempre os decimos, el comedero que utilicéis para el agua deberá ser un poco más grande, ya que es importante que vuestro perro siempre tenga agua a su disposición.

comedero perro cachorro

A nosotros personalmente nos encantan los comederos de melamina de Hunter. Su base de melamina los hace muy resistentes a golpes y lametazos, y el cuenco de acero inoxidable permite lavarlos con comodidad, que tu perro coma siempre en un lugar higiénico y que no le altere los sabores de las comidas. ¡Nosotras los tenemos para Botón y Gin desde hace años y están como nuevos!

¿Cuál es el juguete perfecto para mi cachorro?

Al igual que sucede con los bebés, los juguetes para perros cachorros además de para divertirse, son una forma con la que aprender a jugar, a desenvolverse en su entorno, a compartir, a reforzar el vínculo con su dueño o incluso para educar…

Muchos juguetes para cachorros están orientados a su desarrollo físico y mental; ayudando a tu mascota a fortalecerse, a desarrollar sus instintos o a calmar el dolor que supone la crecida de los dientes durante los primeros meses. Muchas veces nos guiamos por lo que es atractivo a la vista, pero no tiene por qué ser adecuado para nuestro cachorro, por eso, desde Mascoboutique te aconsejamos que:

  • No compres juguetes extremadamente pequeños, ya que podría tragárselo y asfixiarse.
  • Observa si el juguete que vas a comprar tiene esquinas puntiagudas o bordes afilados.
  • Aunque sean bonitos y divertidos, no compres juguetes para niños. 

juguetes perro cachorro

Tras unos consejos de seguridad, nos adentramos en para qué sirve cada juguete, y cuáles son los más adecuados para el desarrollo de tu cachorro. Desde Mascoboutique recomendamos que en sus primeros meses de vida no falten:

  • Pelotas o juguetes de goma: de esta forma tu perro sentirá el juguete como una presa, no haciéndole perder así su instinto, además al ser blando y de goma le ayuda a reducir el estrés.
  • Peluches: les otorga un plus de tranquilidad, calor y paz. Para ellos, es una sensación muy similar a compartir tiempo con sus «hermanitos» o su madre.
  • Juguetes de cuerda: ¿Quién no ha jugado con su perro al tira y afloja? De esta forma nuestro cachorro mejora su higiene dental y además ayudará a mover los dientes de leche, dando lugar así a su dentadura definitiva.

Desde nuestra experiencia, creemos que es mejor que al menos disfrute de uno de cada categoría, aportándole así distintas vías de juego y enseñanza para que, además, pueda ir decidiendo qué tipo de juguetes le gustan más. Otra recomendación importante, los juguetes mejor que sobren a que falten, ¡que las patas de las sillas del comedor y los libros también deben de estar muy ricos!

 

¿Qué bolso de viaje es el ideal para tu cachorro?

Muchas veces venís a la tienda con vuestra bolita de pelo y en el kit inicial pensáis que es fundamental comprarle un transportín o bolsa de viaje. En nuestra opinión, eso no es así, al menos no inmediatamente salvo que vayas a viajar en las próximas semanas.

A la hora de escoger un transportín, es fundamental que escojas uno que se adapte al tamaño aproximado que tendrá tu cachorro cuando sea adulto, sin embargo, cuando el perro tiene 3-4 meses es muy difícil saber qué tamaño tendrá de adulto. Por eso, nuestro consejo es que, salvo que tengas que viajar sí o sí muy pronto, esperes a comprar el transportín al momento en el que vaya a hacer su primer viaje. Así estaremos seguros de que el transportín es del tamaño adecuado y cumple con los requisitos de la aerolínea o tren (y también esperamos un poquito más a hacer ese gasto).

transportin perro cachorro

Si la realidad es que desde el principio vas a estar viajando con tu cachorro, nuestra recomendación es que compres uno temporal, cómodo y que te saque del «apuro» los primeros meses. Pero asumiendo que ese bolso es probable que no te sirva para siempre.

Para terminar con el tema del transportín, otra duda muy común es saber cuál es el tamaño ideal de transportín para tu cachorro. Pues bien, lo ideal es que el cachorro pueda estar erguido dentro del transportín y pueda darse la vuelta sobre sí mismo pero sin que le sobre mucho espacio, y debes tener en cuenta que en su interior debes poder poner la manta del cachorro y algún juguete que le dé seguridad. Las primeras veces que el cachorro vea el transportín va a «salir pitando», pero ten paciencia, y ayúdale introduciendo alguna chuche, y dale tiempo para que lo olfatee, lo explore y lo establezca como su territorio. Si le fuerzas, tienes la batalla perdida y será muy difícil que vuelva a intentar meterse si no es obligado.

¡Si tienes más dudas… ven a vernos!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies