Por qué vestir a los perros o no

¿Por qué es recomendable (o no) vestir a los perros?

Cuando llega el invierno, siempre nos encontramos con el mismo debate ¿Es recomendable vestir a los perros o se trata de una tontería que nos hemos inventado los humanos?

En Mascoboutique llevamos años hablando de este tema con dueños de perros de todos los estilos y en este post vamos a daros nuestra opinión personal sobre este tema.

Después de conocer a tantos perritos a lo largo de estos años, pensamos que en ningún caso la respuesta puede ser rotunda. Hay casos en los que claramente sí hay que vestirlos y hay otros en los que no es necesario, incluso desaconsejable.

Ahora bien, antes de meternos en faena queremos dejar una cosa clara: en nuestra opinión, vestir a un perro nunca debe ser un capricho para nosotros, ni responder a una cuestión únicamente estética. Es decir, cuando hablamos de vestir a un perro no nos referimos a ponerle pantalones o faldas con tutú. Nos referimos a prendas cómodas y prácticas que sean útiles para tu perro y que nos faciliten la vida tanto a ellos, como a nosotros.

Cuando sí vestir a nuestro perro

Por qué vestir a los perros o no

Si bien es cierto que los perros vienen de antepasados salvajes que vivían y se criaban a la intemperie, la realidad es que la convivencia con el ser humano durante siglos les ha convertido en animales domésticos que nos siguen el ritmo y acaban adoptando y adaptándose a nuestras costumbres.

A día de hoy, hay que tener en cuenta que muchos perros viven en casas que tienen calefacción y salir a la calle en invierno, con el cambio de temperatura que eso conlleva, puede resultar no solo molesto, sino agresivo para la salud del animal. Exactamente igual que tú, que si pasas frío y no te abrigas puedes caer enfermo, ¡ellos también! Así que, ¿por qué no ponerles prendas de abrigo?

Evidentemente, esto no aplica a todos los perros por igual. Estaríamos mintiendo si dijéramos que todos los perros pasan frío. Por ejemplo, a los perros grandes, como los labradores, golden retriever o pastores alemanes, no les suelen afectar demasiado las bajas temperaturas. Tampoco a perros que morfológicamente están preparados para el frío, como los shih tzu, los collie o los akita inu.

Sin embargo, desde nuestra experiencia, es evidente que hay perros que pasan frío y que agradecen ir abrigados. A continuación, os dejamos los casos más comunes.

¿Cuándo es especialmente aconsejable vestir a un perro?

 

  • En razas pequeñas o toy como los yorkshire terrier, chihuahuas o bichón maltés. La selección en la cría de estas razas ha hecho que sean realmente pequeños, lo cual implica que tienen menos grasa corporal y tienden a tener más frío que otras razas más grandes.
  • En razas de pelo corto, como el pinscher, carlino o el galgo. Estos últimos son especialmente frioleros y siempre andan buscando las zonas más calientes de la casa. Los dueños de los galgos siempre nos cuentan que, incluso en verano, sus grandullones se acurrucan a su lado para aprovecharse de su calor corporal.
  • Perritos mayores. Les pasa como a los abuelitos. Su salud es más delicada y tienden a destemplarse, además de que el frío les puede provocar dolor en sus articulaciones.
  • Perros cachorros. Los más pequeños están en pleno crecimiento y muchos aún no han desarrollado todo su pelaje ni su sistema inmunitario. Además, la primera vez que viven un invierno siempre es un shock para ellos ya que ¡nunca antes han sentido el frío!
  • Perros especialmente frioleros. Sí, independientemente de la raza, de su pelaje o de su tamaño, hay perros frioleros que no soportan el frío.
  • Perros inactivos. Si tu perro es de los tranquilones que pasan de correr detrás de la pelota o de jugar con otros perritos en el parque, seguro que en los paseos más “tempraneros” o a última hora, se queda helado.

TIP: Signos de que un perro tiene frío: evidentemente cuando tirita, pero también cuando tiene la trufa y/o las orejas frías o, cuando estando en la calle, pone una patita en alto.

En esta entrada del blog os hablábamos del lenguaje corporal de los perros para aprender a entenderles

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de vestir a mi perro?

Dicho todo lo anterior, lo cierto es que lo más importante es que conozcas bien a tu perro. Nadie mejor que tú, que le paseas a diario, sabrá si tu perro necesita un jersey o un abrigo o si él es feliz en invierno y nunca se pone enfermo por pasar frío. De verdad que desde la tienda hemos visto de todo: desde perros grandes que necesitan su abrigo para salir a la calle en invierno a chihuahuas que se niegan a ir vestidos, ni aunque nieve o vayan tiritando a más no poder.

Y en esta línea, si tu perro se niega a ir vestido, ¡no lo fuerces! Hay perros que, por el motivo que sea, no aguantan la sensación de llevar nada encima. Normalmente, es dificilísimo vestir a estos perros ya que se zafan de todas las formas posibles. Y, cuando consigues plantarles el jersey o el abrigo, o bien se retuercen para intentar quitárselo o bien se quedan petrificados y no mueven ni una pestaña.

Pues bien, salvo que su salud esté en juego, os recomendamos no obligarlo a ir vestido. En estos casos no te queda otra que hacerle correr para que entre en calor (y de paso tú jeje).

¿Cómo vestir correctamente a mi perro?

Lo esencial: ¡asegúrate de coger la talla adecuada! Una talla más pequeña que la suya puede hacerle rozaduras e impedirá que se mueva libremente y una talla más grande le quedará holgada y el frío se le terminará colando. Es decir, que si no aciertas con la talla probablemente consigas que tu perro odie ir vestido ya que irá incomodísimo.

Para ayudarte en esta tarea, en nuestra web te enseñamos a medirle y además cada prenda tiene su propia guía de tallas con las medidas exactas de cada talla para que aciertes a la primera. Pero si aún así sigues con dudas, ¡visita nuestras tiendas o escríbenos! Estaremos encantados de ayudarte y te aseguramos que somos bastante buenas acertando con las tallas de vuestros peludos.

¿Con qué prendas vestir a mi perro?

Si tu perro es especialmente friolero y sobre todo a primera hora de la mañana o a última de la tarde, apuesta por los abrigos. Y dentro de esta categoría los verás más o menos abrigados.

Si estás pensando en un abrigo que le proteja muy muy bien del frío y la humedad, una buena opción es que el abrigo lleve en su interior forro polar. Y si además buscas que sea impermeable una de nuestras propuestas más completas (y más vendidas) es nuestro abrigo impermeable de Wouapy en tres tonos: rojo, negro y marrón.

Si se trata de evitar el frío en momentos puntuales y tu perro es de los que corretea durante el paseo, tira de los básicos. Plumas adaptables que le permitan moverse y jugar a lo loco como a ellos les gusta. Fashion Dog tiene un diseño en 5 colores que es ideal por su comodidad (rojo, negro, rosa, azul, y beige) ¡Y con capucha de quita y pon!

Además verás que los abrigos pueden ser abiertos por abajo o totalmente cercados de tal forma que tapen todo el pecho del perro. Hay veces que nos pedís que sean cerrados, sobre todo para perros pequeños como el bichón maltés, yorkshire, teckel o chihuahua ya que, al ir tan cerquita del suelo, notan más el frío por el pecho. Otras veces, sin embargo, nos pedís que sean abiertos por debajo ya que son más fáciles de poner al cerrarse mediante velcros en la zona del contorno. En esta línea, nuestros abrigos de tweed de la marca Earthbound, por ejemplo, os encantan por su sencillez y elegancia inglesa y por su forro de borreguito. ¡Pero sobre todo por el práctico cierre con velcro!

Los jerseys están especialmente indicados para las épocas de entretiempo o si ves que tu perro es muy muy friolero para ponérselo debajo del abrigo. Nosotras os recomendamos prendas de materiales como el algodón, la lana o la lana de alpaca. En primer lugar, porque les abrigarán mucho más y también porque son materiales mucho más duraderos. Teniendo en cuenta el ritmo de algunos de nuestros pequeñajos, son ideales para que aguanten perfectos bastantes temporadas.

Por que vestir a lo perros

Una de las marcas que mejor trabaja este tipo de material es Algo Wasi. Por eso es una de las que renovamos todas las temporadas. Prendas que vienen de Perú especialmente indicadas para soportar el frío. ¡Y lo mejor es que tenemos una colección en exclusiva para Mascoboutique! Y eso nos hace muy muy felices.

Si tu perro es friolero pero solo a medias, prueba con las prendas de entretiempo como las sudaderas.

Esta temporada además hemos traído cuellos en varios colores que además de ser súper agradables son perfectos para abrigar esta zona y evitar que cojan frío. A veces lo suficiente para conseguir que pasen el invierno sin ponerse malos.

Los días de lluvia apuesta por el impermeable. Hazlo por ellos ¡pero también por ti! Hay perros que adoran mojarse y para los que la lluvia no es para nada un problema. Pero sí puede serlo que tu perro llegue a casa empapado (sobre todo si es grande) y además de sacudirse, trate de quitarse los restos de humedad rozándose con el sofá, alfombras o camas poniéndote la casa perdida. Un impermeable es perfecto para que pueda jugar y mojarse en el parque y llegue a casa lo más “limpito” posible.

¡Así que es algo práctico para ti y para él!

Y para terminar os hablamos de las camisetas. Aunque son prendas pensadas sobre todo para la época de primavera-verano, en Mascoboutique nos gusta tenerlas todo el año por su funcionalidad.

Les protege del fresco de las noches de verano ¡sobre todo en el Norte! Y a perritos blancos o con muy poco pelo, de las quemaduras del sol. Pero además pueden evitarles rozaduras de ramas durante las carreras en el campo o de mordisquitos y arañazos en los juegos con otros perros.

¡Hay razas como los galgos, para las que son especialmente útiles!

Como siempre os decimos, nos encanta conoceros un poco más y saber cómo pasan vuestros perritos el invierno ¿Son de los que disfrutan yendo calentitos? ¿O lo que hacen “la croqueta” para conseguir quitarse el jersey?

La hora del baño: Paso a paso Parte II

En nuestro post anterior os contamos todo lo que hay que hacer antes de bañar a un perro en casa. Ya sabéis, ¡el cepillado es fundamental! También os dimos algunos trucos para evitar que el perro odie ese momento. Cuando llegue la hora del baño (¡recuerda! tantas veces como quieras…), puedes escoger el baño en casa o en una peluquería canina. Nuestra recomendación es que una vez cada mes y medio lo lleves a una peluquería para asegurarte el mantenimiento perfecto de su piel y su pelo, sobre todo en casos de perros de pelo largo. No obstante, saber bañarlo bien en casa te sacará de más de un apuro.

Llega el momento: ¡Al baño!

El baño en peluquería canina

La hora de baño

Si te decantas por bañar a tu perro en una peluquería canina, ten en cuenta que suele durar aproximadamente una hora y media. Si, además, quieres que le corten el pelo se puede alargar de dos a tres horas.

Os recomendamos que nos dejéis a solas con el perrito para que se relaje y esté 100% concentrado en el baño ¡Y disfrutando de él!

Si nos conocéis, sabéis la dedicación de nuestro equipo. ¡Hasta les ponemos música! No escatimamos en mimos y carantoñas. ¡Tanto, que algunos entran directos!

Saben que se quedan en las mejores manos.

El baño en casa

Si prefieres bañar a tu perro en casa, no te olvides de los pasos previos al baño que os contábamos en el post anterior. Hechas todas esas tareas, toca el baño en sí para el cual es muy importante la elección del champú y acondicionador adecuado. A continuación, te contamos qué usar y cómo hacerlo según el tipo de pelo y piel de tu perro.

Pero antes unos tips…

  • El agua debe estar siempre templada. Ten en cuenta que su temperatura corporal es bastante más alta que la nuestra.

  • Pon especial cuidado en ojos y oídos. ¡Son más delicados de lo que crees! Trata de que no entre jabón o agua ni en los ojos ni en los oídos, ya que le puedes provocar conjuntivitis y/o otitis. Si crees que se te ha ido un poco de jabón a esas zonas, será importante que las aclares con delicadeza.

  • Para aplicar los productos, distribúyelos de la cabeza a la cola con un suave masaje, pero a conciencia. También te aconsejamos que masajees en una única dirección para evitar enredar el pelo.

  • Y… ¡no te olvides del aclarado! Aclara con abundante agua a tu perro hasta haber retirado del todo el producto (¡incluso en las patas!). Dejar restos de jabón les puede generar picor.

Los tratamientos: Escoge el que más vaya con tu perro

La hora de baño

Los champús y acondicionadores para perro son muy concentrados. Por eso, te recomendamos siempre, siempre, diluir tanto el champú como el acondicionador en la proporción que te indique las instrucciones de cada producto. De esta forma usarás la cantidad exacta, ni más ni menos, y no se creará esa sensación pastosa tan difícil luego de retirar.

TIP: Puedes usar el típico “biberón de cocina” para hacer la mezcla. Distribuirlo luego en el pelo de tu perro será mucho más sencillo.

Otro aspecto importante es usar acondicionador después del champú, incluso aunque tu perro sea de pelo corto. El acondicionador no solo mantendrá en buen estado el pelo de tu perro, sino que también cuidará su piel. Piensa que solo de una piel hidratada y flexible podrá salir un pelo sano, brillante y sedoso.

En Mascoboutique trabajamos con dos gamas que consideramos de las mejores del mercado por eso nos atrevemos a recomendároslas con los ojos cerrados: NOGGA y ANJU BEAUTÉ.

Perros de pelo largo

Para los perros de pelo largo, como pueden ser el caniche, bichón maltés, yorkshire terrier o shih tzu, te recomendamos tratamientos nutritivos e hidratantes que nutran y den elasticidad a la piel y al manto. A nosotras nos encantan el Champú y el Bálsamo Omega Argán, que contienen manteca y aceite de argán, o el Champú Cachemire combinado con el Acondicionador Crème Rinse o la mascarilla Beauty Care Mask.

Hay perros de pelo largo, como los caniches, que con la edad van perdiendo la intensidad en el color. Si es el caso de tu perro y quieres mantener su color intacto, puedes escoger un champú para intensificar su color de pelo. En esta línea está el Champú Ébène, el Champú Abricot, el Champú Blancheur y el Champú Havane, para pelos color negro, rubio o arena, blanco y marrón respectivamente. El efecto intensificador del color se fijará con el secado. ¡Te sorprenderá cómo “sacará” el color perdido!

Si optas por este tipo de champú para potenciar el color, no dudes en intercalarlo con un champú nutritivo. Así su piel y su manto estarán hidratados y, además, mantendrás el color intenso de su pelo.

Perros de pelo medio o doble capa

Lo ideal en los perros de doble capa es mantener la hidratación adecuada y preparar la piel para las dos mudas que realizarán cada año. Estos perros son, por ejemplo, los pomerania, border collie, husky o golden retriever. Para ellos nada mejor que la manteca de oliva y al aceite de argán presentes en el Champú y Bálsamo Omega Olive.

Y si tu perro es de pelo duro, con algunos los teckels, tienes que buscar un champú que mantenga las características de ese tipo de pelo, como es el Champú Vitalité Poils Durs.

Pelo corto

Si tu perro es de pelo corto, no será extraño que tenga una piel bastante sensible y delicada. En este tipo de perros, tienes que aplicar productos que le ayuden a la caída del pelo muerto -para que el nuevo que nazca crezca fuerte-, que mantengan su piel hidratada y flexible y que eviten irritaciones o problemas de seborrea.

A nosotras nos encanta el Champú y Bálsamo Omega Lavender ya que contienen manteca de lavanda y aceite de argán, que nutren en profundidad y tienen propiedades antiirritativas.

¿Y con qué bañar a un cachorro?

A la hora de bañar a tu cachorro lo importante es escoger productos muy suaves. Tu objetivo debe ser evitar daños en la piel del pequeño, aportar la elasticidad e hidratación justa y ayudarles a hacer el cambio de pelaje hasta llegar a su manto definitivo de adulto.

El Champú y Bálsamo Omega Kokum con manteca de kokum y el aceite de argán son perfectos para los cachorros, además de tener un olor muy rico.

¡Recuerda! Un buen secado, evitará irritaciones en la piel.

Aplícate bien con el secado. Seca primero con una toalla y siempre a favor de pelo. Si lo haces en dirección contraria, además de enredar el pelo en los perros de pelo largo y en los de doble capa, le puede resultar desagradable y molesto por unos musculitos que tienen en cada folículo piloso. Recuerda que lo que queremos es que tu perro asocie el momento del baño con una experiencia positiva.

De nuevo, hay que tener mucho cuidado con los oídos y es muy importante que no quede humedad en ellos para evitar la proliferación de levaduras.

Puede resultar obvio, pero no le introduzcas nunca bastoncillos. Si quieres esmerarte más con sus oídos, puedes utilizar los dedales limpiadores de oídos (usando un dedal para cada oído). Su uso es sencillo y su textura como de toallita húmeda muy cómoda para retirar restos de cerumen y suciedad.

Una vez que has pasado la toalla, debes terminar el secado con un secador. Sí, lo sabemos, en muchos casos no es el mejor amigo de nuestro perro, pero es muy importante que el pelo y consecuentemente la piel no se queden húmedas.

TIP: Siempre con aire templado tirando a frío, nunca caliente. Tardaras más, pero evitarás quemaduras e irritaciones.

El remate perfecto

La hora de baño

¡Que no te engañen! Las almohadillas también requieren un cuidado por mucho que te digan que “son los zapatos de tu perro”. No, no es así, son sus manos y sus pies y como tales, tendrás que dedicarles mimo y algo de tiempo. Lo mismo pasa con la trufa.

La marca Dug and Bitch es 100% orgánica y artesanal y tiene productos especialmente indicados para este tipo de cuidados. No es algo en lo que tengas que pararte a diario, pero sí procura hacer un chequeo mensual para ver cómo van. Piensa que están expuestas al frío y al calor y en contacto directo con el asfalto. Incluso el juego del parque sobre arena en sus carreras alocadas puede causarle grietas y pequeñas heridas.

La fragancia

La hora de baño

Apuesta por perfumes específicamente formulados para perros y que respeten el ph del animal. Y siempre con aromas suaves que no le generen rechazo o alergia (vigila que no estornude en exceso después de la aplicación).

Rocía sutilmente a partir del cuello y donde no llegue a lamerse. ¡Nunca cerca de la cara!

Nuestras fragancias favoritas son de las marcas Anju Beauté, Ferribiella y Dug and Bitch y no son nada irritantes. Puedes elegir entre una gran selección: floral, vainilla, lino, lima…

¡Ficha todas en nuestra web!

Y entre baño y baño… ¡bienvenidas toallitas! No hay que abusar de ellas, pero son perfectas para limpiar sus patitas, hocico y culete después del paseo.

Si tienes alguna duda ¡Pregúntanos! ¿Cómo se le da el baño a vuestro perro? ¿Sois de los que le ponéis música? ¿Es tu perro de esos locuelos que les da por correr tras el baño? ¡Cuéntanos tu experiencia! Estamos deseando conoceros.

La hora del baño, el cepillado

La hora del baño: Paso a paso. Parte I

Vale, se acabaron las vacaciones y toca volver a la rutina ¡Bendita rutina! ¿no os parece? Nuestros perros, como nosotros, también necesitan volver a sus hábitos diarios. A sus paseos, sus amigos del parque, sus horarios…  Entre sus rutinas más claras está la hora del baño. Y queremos empezar desmitificando esa norma mal extendida que todos hemos oído alguna vez: “No es bueno bañar al perro con frecuencia porque dañas su piel”.

Error.

No nos cansaremos de repetir que la higiene no está reñida con la salud, ¡muy al contrario! Sin duda puedes bañar a tu perro tantas veces como quieras, siempre y cuando (y aquí es donde radica la cuestión) utilices los productos adecuados para su tipo de pelo y piel y siguiendo algunos consejos básicos que en ocasiones pasamos por alto.

Empecemos por lo primero y más importante…

Acostumbra a tu perro al momento del baño

lahora del bano quitar miedosMuchos nos decís que vuestro perro odia el agua y que es imposible bañarlo en casa sin acabar con el baño pingando de agua y con vuestro perro histérico y mirándoos con cara de haber sufrido la peor de las traiciones. No os preocupéis, no estáis solos y os adelantamos que convertir el baño en un ratito de relax es más sencillo de lo que creéis. ¡Además es un momento perfecto para fortalecer el vínculo con vuestros perros! Hacerlo de forma inadecuada solo se convertirá en un martirio para él y, como consecuencia, para ti. 

Echa un ojo a esta entrada donde te dimos algunos tips para hacerlo.

Nuestros trucos

Si tu perro le tiene miedo al baño hay algunos trucos, además de llevarlo a peluquerías especializadas, que te harán más llevadero el momento.

Antes de que llegue el día en que le vayas a bañar, interactúa con él en el baño. Deja que esté contigo mientras te arreglas, juega con él en el baño y un consejo muy útil es introducir premios en la bañera o ducha vacía para que tenga que entrar a buscarlos. Ya sabes lo importante que es su relación con la comida. Trabajar con los premios en los momentos previos es algo que te ayudará a conseguir pequeños grandes logros en el comportamiento de tu amigo.

Tu objetivo con estos truquitos debe ser que tu perro asocie el baño con impactos agradables para que el vínculo sea positivo y pierda sus miedos infundados a este momento.

Cuando finalmente llegue la hora del baño, háblale con mimo y ante todo, ten paciencia. Todo sin forzar y poco a poco. No te olvides que los tiempos de adaptación de los perros son muy distintos a los nuestros.

Ahh, y si crees en el poder de la música ¡anímate! Su efecto calmante les ayudará a relajarse.

TIP: Existen productos específicos para trabajar la concentración y calma del perro, pero nosotros queremos darte un truco “casero” que te va a ayudar seguro. Hazte con a un salvamanteles de silicona con perforaciones y con base.

salvamantel_truco_antiansiedadVierte un poco de yogur (siempre que a tu perro le siente bien) y déjalo en el lugar donde le vayas a bañar. Tu perro pondrá toda su concentración en lamer el yogur, ya que las perforaciones se lo harán un poco más difícil, y esto le hará ir liberando su ansiedad y olvidar su miedo al baño.

Si le ves tranquilo puedes empezar sutilmente a mojarle las patitas y poquito a poco la espalda. Si ves que tu perro es un poco “locuelo”, retira el mantel antes de empezar con el baño para que no se mezcle la comida con el champú y el agua.

Este es un truco que no tiene por qué funcionar con todos los perros, pero nosotras lo hemos probado y, en muchos casos, ayuda a reducir el estrés.

Antes del baño: El cepillado

Una de las preguntas que más nos hacéis es: ¿Cuándo es el mejor momento para cepillar a mi perro?

En nuestra opinión, un buen momento para cepillar a tu perro es al volver a casa del paseo ya que el perro se habrá ejercitado, habrá jugado con otros perros, habrá trabajado el olfato… en definitiva, vendrá cansado y agradecerá un buen cepillado a modo de masaje.

Pero cuando no sólo es aconsejable, sino que es muy muy necesario, es antes del baño: bañar a un perro con nudos es un error grave y, por desgracia, muy común. El resultado es que con el agua los nudos se apretarán más y cada vez se hará más dificil desenredarlos.

¡A quitar nudos y eliminar pelo muerto!

El cepillado es uno de los cuidados fundamentales que necesita tu perro. Te diríamos, incluso, que un buen cepillado es casi más importante que el baño. El objetivo con el cepillado es doble. Por un lado, desenredar los nudos y, por otro, eliminar el pelo muerto que tenga. Un perro anudado o con exceso de pelo muerto estará muy incómodo. Solo imagínate por un segundo tener pelo por todo el cuerpo y que en muchas zonas esté enredado, ¡cualquier movimiento será como un tirón de pelo! Pero lo más grave de no cepillar a tu perro es que puede llegar a tener problemas serios en la piel, ya que debajo de los nudos y el pelo muerto se le pueden hacer heriditas o pueden salirle eczemas que con la suciedad y la falta de oxigenación cada vez irán a peor.

Para saber cómo cepillar a tu perro y qué utensilios son los adecuados, hay que tener en cuenta el tipo de pelo que tenga. Como ya habrás oído en más de una ocasión, los perros pueden tener tres tipos de pelo, cada uno de los cuales requiere un tipo de cuidado diferente:

  1. Pelo largo como el bichón maltés, caniche, yorkshire terrier o shih tzu.
  2. Pelo medio (doble capa) como los pomeranias, border collie, golden retriever o husky siberiano.
  3. Pelo corto como los chihuahuas, bulldogs, labrador o galgo.

 

Pelo largo o Doble capa

La hora del baño en perros pelo medio

El cepillado de los perros de pelo largo y de los perros de doble capa se hace prácticamente igual en ambos casos, sólo cambia la frecuencia:

¿Si te decimos que para perros de pelo largo el cepillado debería ser diario? Ok, vamos todos a la carrera y muchas veces no tenemos todo el tiempo que nos gustaría para dedicarle a nuestro perro. Así que es mejor apostar por la calidad que por la cantidad. Por eso, cuando le dediques tiempo al cepillado de tu perro, hazlo bien. Y si puedes, mínimo cada mes y medio pide una cita en la peluquería para que los especialistas trabajen su pelo y piel. De esta forma el mantenimiento está asegurado.

En el caso de los perros de doble capa, lo ideal es cepillarlos tres veces por semana. Para este tipo de pelo hay que esforzarse más en quitar todo el pelo muerto del subpelo (esa lanilla que sale cada vez que les peinamos). Al quitar ese pelo muerto, permitimos que el pelo primario (el principal) esté más fuerte y también que pueda correr el aire entre el pelo, de modo que estará más fresquito y su piel «respirará».

¿Qué utensilios debes utilizar? Carda o cepillo, peine y quitanudos.

  • La carda o cepillo: La función de estos dos instrumentos es principalmente desenredar. La carda es perfecta para todos los perros de pelo largo o doble capa. Es lo más práctico. Por ejemplo, la carda doble flexible al tener dos caras es muy completa. La cara gris sirve para cepillar, mientras que la cara negra desenreda. Sin embargo, cuando el perro tenga el pelo especialmente largo -por ejemplo, yorkies, malteses o shih tzus si van con el manto largo o los pomeranias- la carda puede llegar a romper el pelo. En ese caso, os recomendamos los cepillos, que son más delicados y, por tanto, la mejor opción. En especial, nos parece muy adecuado el cepillo de mantequilla (Cepillo Púa Metálica) porque es súper blando y muy bueno para ese propósito.

TIP: Tanto la carda como el cepillo deben utilizarse a favor del pelo. Es decir, no se debe peinar a contrapelo. Empezamos por las patitas y vamos subiendo.

Es muy importante ir separando el pelo para peinar o habrá zonas a las que no lleguemos. Además, existen tres zonas que no nos podemos olvidar de peinar: las axilas (especialmente si el perro va con arnés), detrás de las orejas y la tripa. No sabemos por qué son los grandes olvidados y muchos perros nos llegan a la peluquería con nudos de más en esas zonas.

Respecto a la carda, las púas no deben tocar la piel del perro o podemos hacerle daño. La carda doble en ese sentido es muy útil porque al ser flexible, si aprietas mucho cederá evitando el contacto con la piel.

  • Peines (Peine 3D, Peine Mini): Si al pasar la carda o cepillo encontramos nudos, hay que parar y coger el peine para desenredar el nudo con mucho cuidado (y paciencia).

Consejo: Con una mano coge el nudo desde la base, pegado a la piel y con la otra desenreda. Así evitarás tirones doloros a tu perro.

¡OJO! Esta herramienta tiene cuchillas así que con mucho cuidado y mejor si un profesional te explica cómo hacerlo.

¿Por qué tu perro no quiere que le peines?

Si tu perro te ve venir con la carda o cepillo y huye de ti, muy probablemente no tengas la técnica tan depurada y le moleste el cepillado ¡Recuerda que las púas no deben tocar la piel y que si encuentras algún nudo hay que desenredarlo con mucho cuidado! Si ese es tu caso, te recomendamos usar la carda de púa blanda protegida. Esta carda tiene una bolita de silicona al final de cada púa para que, si tocas la piel sin querer, el roce no sea tan agresivo.

Pelo Corto

la hora del bano perro en perros de pelo corto

En estos perros no hay que desenredar nudos, sino quitar el pelo muerto por lo que las cardas, cepillos y peines no tienen sentido para ellos. Lo mejor para los perros de pelo corto es la manopla o guante de goma que, además de arrastrar el pelo muerto, mejora la circulación y esto, entre otros beneficios, hace que el perro tenga un pelo más sano, sedoso y brillante.

Es muy importante no pasar la manopla o guante a contrapelo porque le puede resultar molesto o incluso doloroso.

Otros utensilios que pueden resultar útiles:

Super Coat y el DeslanadorAmbos son muy eficaces en las épocas de muda de los perros de pelo corto ya que retiran gran cantidad de pelo muerto en cada pasada. Si tienes un perro de pelo corto probablemente vivas con horror cada periodo de muda: tu casa y tu armario pasarán a estar llenos de miles de pelitos y, por mucho que limpies, cada día tendrás más. En estos casos, el super coat y el deslanador se convertirán en tu mejor aliado.

No obstante, no hay que dejarse llevar por su eficacia y utilizarlos a la ligera ya que ambos tienen cuchillas. Por lo tanto, no se deben usar todos los días para evitar irritar la piel y, cuando se usen, hay que hacerlo sin apretar, con cuidado y siempre a favor del pelo.

El super coat está indicado para perros de pelo corto pero que tengan mucha cantidad y lo tengan un poco larguito: como muchos carlinos, chihuahuas o beagles.

El deslanador es para los que tengan el pelo más cortito: Como, por ejemplo, los bulldogs.

Una vez que has retirado la mayor cantidad de pelo muerto posible y además, en los perros de pelo largo y doble capa, los has desenredado bien, llega la hora de pasar al baño.

Pero como no queremos entreteneros demasiado, os dejamos descansar y en el próximo post continuamos con los consejos y recomendaciones para que bañes a tu perro en casa como todo un profesional.

Si te han surgido dudas al leer este post, ¡no dudes en contactarnos! ¡Nos encantará asesorarte! Así que pregúntanos cuando vengas a nuestras tiendas, llámanos o envíanos un correo si lo prefieres hablándonos de tu mascota. Te diremos qué le va mejor y cómo hacerlo de forma adecuada.

Y a ti ¿Qué tal se te da el cepillado de tu perro? ¿Cuánto tiempo le dedicas a la semana? ¡Cuéntanos!

Bolsos de viaje para tu perro

4 consejos para viajar con tu perro y que todo salga bien

Sin darnos casi ni cuenta ya estamos en verano. En unas semanas estaremos de vacaciones: vivir sin reloj, paseos por la playa, tardes interminables con los amigos… Pero, ¿os imagináis pasar las vacaciones con vuestro perro? ¡Os aseguramos que con un poco de planificación y ganas no es una misión imposible!
Decimos esto porque en Mascoboutique en estos días no paramos de recibir a personas que quieren llevarse a su perro de vacaciones, pero tienen muchas dudas sobre cómo hacer el viaje. Os reconocemos que España no es el país más cómodo para viajar con perro porque la información está dispersa y porque hay algunas normas o limitaciones que, en nuestra opinión, no tienen sentido. Así que normal que seáis un mar de dudas y podáis llegar incluso a descartar la opción.
A continuación, os resolvemos las dudas más comunes que nos plantean los clientes sobre viajar con perro y aquellos aspectos que nos parece fundamental conocer antes de decidirse a llevar a tu perro contigo en las vacaciones.

Llévate a tu perro de vacaciones contigo

Cómo viajar en tren con perro por España

En España, viajar en tren con perro debería ser lo más cómodo dada la red ferroviaria que tenemos. Sin embargo, al leer la normativa de RENFE en su web, da la impresión de que lo último que quieren es que lleves a tu perro a bordo.
Para que os hagáis a la idea, estas son las normas más importantes que tendrás que tener en cuenta si quieres viajar en tren con tu perro:

  • El perro junto con el transportín no podrá pesar más de 10 kg. Por lo tanto, si tu perro pesa más de 10 kg, el tren no puede ser tu opción de transporte ya que RENFE no proporciona una alternativa.
  • Las medidas del trasportín no podrán exceder los 60 x 35 x 35 cm. Además, deberá tratarse de un trasportín cerrado, es decir, que se pueda cerrar por completo para que el perro no pueda asomar la cabeza.
  • Le tendrás que comprar un billete al perro, pero eso no le otorga un lugar específico para él dentro del tren. Literalmente, RENFE indica en su web “los animales viajarán con un billete sin ocupar plaza”.

Como no tienen plaza, RENFE señala que el perro tendrá que ir a tus pies en un lugar discreto de tal forma que interfiera lo menos posible con el resto de los clientes. Y, para completar la información, la normativa añade que cualquier otro viajero podrá oponerse a que lleves a tu perro contigo, en cuyo caso, “el personal de a bordo buscará la alternativa más favorable para poder continuar el viaje en otro lugar del tren y si no es posible se le ofrecerá al cliente la posibilidad de viajar en otro tren o el reintegro de su billete”.
Como veis, RENFE lo pone facilísimo: tienes que comprarle un billete al perro, pero eso no le da derecho a una plaza. Por tanto, tienes que meterlo entre tus pies dentro de su transportín sin que pueda ni sacar la cabeza en todo el viaje. Además, el perro tiene que ser “discreto” y no agobiarse por la situación ya que, si un amable pasajero decide quejarse, puedes acabar de patitas en la calle. Por favor, todos conmigo, ¡un hurra por RENFE!

Ropa de verano para tu mascota

Sólo se admite un animal por viajero. Así que, si tienes dos perros y viajas solo, el tren no puede ser tu opción.

Después de leer lo anterior, debéis de estar pensando que antes vais andando que intentar meter a vuestro perro en un tren. Sin embargo, debemos reconocer que la experiencia de nuestros clientes no es tan mala. Con carácter general, el personal de RENFE no suele ser muy estricto con las medidas del transportín siempre que sean parecidas a la que establece la normativa. Además, muchos nos han contado que, una vez en el vagón, todo han sido facilidades y han podido incluso sacar al perro del transportín para que fuera más tranquilo.
Eso sí, hay tres aspectos en lo que sí nos han comentado que son intransigentes:

  • El peso: el perro junto con el transportín no puede pesar más de 10 kg.
  • El transportín: necesariamente el perro debe ir en un transportín cerrado.
  • El número de animales: un viajero no puede ir con más de un animal.

 

Cómo viajar en avión

Para viajar en avión con tu perro lo primero que debes de conocer es la normativa que establece la aerolínea con la que quieres viajar. Sí que existen ciertas normas comunes, pero cada aerolínea tiene sus propias reglas, pudiendo incluso, prohibir viajar con perro. También pueden existir limitaciones en función del país de destino que elijas. Por lo tanto, antes de comprarte el billete, infórmate y elige bien la aerolínea con la que vas a viajar y el destino.

Llega el verano y tu perro tambien quiere vacaciones

Las normas que se repiten con más frecuencia son las siguientes:

  • Siempre tendrás que pagar un suplemento para llevar a tu perro contigo. El precio variará en función del destino.
  • Todas las aerolíneas establecen un peso máximo por encima del cual el perro deberá de viajar en bodega. Por ejemplo, Iberia y AirEuropa permiten que el perro viaje contigo en cabina si su peso junto con el del transportín es igual o inferior a 8 kg. Pero hemos oído de otras aerolíneas que admiten hasta 11 kg.
  • Si el perro viaja contigo en cabina, el transportín tendrá que ser cerrado y con ventilación. Pero ten en cuenta que las dimensiones del transportín varían de una aerolínea a otra. Por ejemplo, Iberia establece unas medidas máximas de 45 x 35 x 25 cm, mientras que en AirEuropa son de 55 x 35 x 25 cm. Como veis son diferencias pequeñas, pero muy importantes ya que en este sentido las aerolíneas suelen ser muy estrictas por motivos de seguridad durante el vuelo.
  • Si, por el contrario, el perro debe de viajar en bodega por su peso, el transportín tendrá que ser rígido y lo suficientemente resistente como para que no se pueda abrir durante el vuelo. En este caso, pueden exigir que sean transportines homologados por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ya que el perro, al fin y al cabo, irá solo en bodega y es muy importante por la seguridad de todos que no pueda escaparse de su transportín en mitad del vuelo.
  • Muchas aerolíneas tienen restricciones en caso de que el perro sea braquicéfalo, es decir, con el morro chato como son el boxer, bulldog inglés, bulldog francés, carlino, shih tzu… Lo habitual es que les permitan viajar en cabina contigo, pero no en bodega.
  • Por último, pueden existir restricciones en función del destino ya que hay países que imponen limitaciones o unos requisitos extra (ciertas vacunas, certificados oficiales…) para aceptar animales en su territorio.

Por nuestra parte, queremos hablaros un poco más del transportín en el caso de que vuestro perro pueda viajar en cabina o de que os animéis a viajar en tren con él. Existe la creencia de que el transportín tiene que ser el clásico de plástico duro, pero esto no es cierto. Lo que exigen las aerolíneas y RENFE es que el transportín se pueda cerrar completamente y que tenga ventilación para que el perro no sufra. Por lo tanto, los transportines de tela y semirígidos son perfectos para este tipo de viajes. Ten en cuenta que el perro tendrá que ir contigo a tus pies, así que, si el transportín tuviera que ser de plástico rígido, ¡sería bastante difícil que entrarais los dos!

Cómo viajar en coche

Bueno y después de tantas normas y limitaciones, ahora vamos a las buenas noticias y es que viajar con perro en coche por España es de lo más cómodo. El Reglamento General de Circulación lo único que establece es que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción”. Es decir que, si el perro está bien sujeto y no puede llegar al conductor, es más que suficiente para poder llevarlo contigo en el coche sin ser multado.

Además de para evitar la multa, es importante que el perro esté bien sujeto por su seguridad y por la nuestra. Desde Mascoboutique, recomendamos que el perro vaya en el asiento trasero con un sistema de retención que le agarre por el cuerpo y no por el cuello. En nuestra opinión, lo más cómodo es utilizar una correa de las que se enganchan al cinturón de seguridad y ponerle al perro un arnés tipo chaleco. Así, en caso de un frenazo o accidente, el perro estará bien agarrado y el tirón se repartirá por todo el cuerpo, no solo por el cuello.

Al margen de la sujeción, dejamos algunos consejos más para viajar en coche con perro:

  • Si el viaje no es muy largo, no le des de comer hasta que lleguéis al destino para evitar mareos.
  • Lleva contigo suficiente agua y un bebedero de viaje para poder darle de beber en las paradas. Ten en cuenta que es probable que no puedas meterlo en las gasolineras o restaurantes de carretera que encuentres en el camino así que el bebedero de viaje puede ser fundamental.
  • No pongas la música muy alta y trata de llevar alguno de sus juguetes o mantitas. Así estará más tranquilo.
  • Haz más paradas de lo normal para que el perro pueda estirar las piernas, hacer sus necesidades y beber agua.

 

Qué hacer para que el perro esté tranquilo durante el viaje

Transportines blandos para los viajes con perro

Ya para terminar, queremos hablar de un tema que os preocupa mucho y es cómo evitar que el perro se ponga nervioso durante el viaje.
Lo ideal es acostumbrarlos desde cachorros a viajar y a estar metidos en su transportín de modo que lo vean como una actividad normal. Cuando son pequeños es el momento de educarlos en las actividades cotidianas para que de adultos no les estresen o asusten.
Así que, incluso aunque no vayas a hacer viajes en su etapa de cachorro, te recomendamos que tengas un transportín cerrado desde pequeño y que pasees con él metido en su trasportín. Es una gozada ver cómo algunos pequeños ven el transportín y se vuelven como locos de contentos al asociarlo a paseos con mamá por la ciudad.
Si tu perro ya es adulto y no está acostumbrado a ir en transportín cerrado, te recomendamos que, unas semanas antes del viaje, tengas ya el transportín y empieces a acostumbrarlo a ir en él. El objetivo es que se acostumbre a estar metido en el transportín de forma tranquila sin que lo vea como un castigo. Si dejamos para el último minuto la compra del transportín y el día del viaje es la primera vez que lo metes en él, es muy posible que el viaje sea una pesadilla tanto para ti como para el perro.
Finalmente, si ya lo has intentando, y tu perro no se acostumbra al transportín o le da miedo viajar, te recomendamos que hables con tu veterinario ya que existe medicación para que vaya más tranquilo. Pero insistimos, esto debería ser el último recurso y siempre dándole la dosis recomendada por el veterinario.

¿Os hemos convencido de viajar con vuestro perro? ¿tenéis alguna duda más en la que os podemos ayudar? ¿Queréis compartir con nosotros alguna experiencia de viaje con vuestro perro? ¡Nos encantará leer vuestros comentarios!

El lenguaje de los perros señales de calma

¿Sabrías interpretar el lenguaje corporal de tu perro?

¿Cuántas veces has mirado a tu perro y has pensado “¡pero si solo le falta hablar!”? Pues bien, vamos a darte una gran noticia: a tu perro no le falta hablar, tu perro ya te habla y, de hecho, lo hace constantemente.

Lo bueno es que no te aburre con conversaciones de ascensor porque, con el lenguaje corporal canino, va a los temas importantes para una buena relación: te cuenta sus estados de ánimo y sus necesidades. Como ves, a su manera, es transparente como el agua para que la relación fluya. ¡Ojalá tomáramos nota los humanos!

Pensarás que no te estamos descubriendo nada nuevo. Tienes claro que tu perro se comunica contigo con su lenguaje corporal y, más claro aún, que os entendéis a la perfección. No hay más que ver su carita cuando te pide comida, cuando vais de paseo y te lleva a los sitios que él quiere o cuando te trae su juguete preferido para que juguéis. Nosotras también pensábamos así antes de estudiar más en profundidad este tema.

En las siguientes líneas, te explicamos por qué el estudio del lenguaje corporal de los perros nos ha sorprendido a pesar de trabajar día a día con ellos y qué aspectos hemos descubierto que a simple vista no son tan evidentes.

¿Has oído hablar de las señales de calma?

Para tratar este tema hay que hablar de las señales de calma, explicadas por Turid Rugaas en su libro “El lenguaje de los perros: Las señales de calma”. Lo primero que pensamos nosotras al oír esta expresión es que se trata de posturas o gestos en las que el perro está tranquilo y relajado, pero es radicalmente lo opuesto. Somos unas linces, ¿eh?

Como explica Turid Rugaas, con estas señales los perros a través de su lenguaje corporal manifiestan a la comunidad que están en una situación de estrés y no quieren enfrentamientos. Es decir, intentan transmitir que quieren calma, que su actitud es de paz y que cuantos menos problemas, mejor. Se trata de unas señales que surgen del propio instinto de supervivencia de la especie: si no hay conflictos, hay menos riesgo de extinguirse. De nuevo, ¡ojalá tomáramos nota los humanos!

Existen unas 30 señales de calma y todos los perros, sean de donde sean, las identifican. Esas señales pueden ser muy sutiles o ser simples comportamientos de su día a día que pasan desapercibidos, como bostezar, olfatear el suelo o girar la cabeza. Además, los perros asumen que nosotros también entendemos su significado. La suma de todo ello hace que no llegar a comprender del todo las señales de calma, ignorarlas o incluso castigar a tu perro cuando las hace pueda dar lugar a dos consecuencias:

  • Que tu perro deje de usarlas contigo y con el resto de perros puesto que ha comprobado que son inútiles. En ese caso, corre el riesgo de no saber relacionarse con otros perros y que tus paseos con él sean una pesadilla.
  • Que tu perro esté tan desesperado o frustrado que se convierta en un perro nervioso, estresado o incluso agresivo.

Os animamos a leer el libro de Turid Rugaas para comprender con teoría y casos prácticos cada una de estas señales de calma y su complejidad. Pero, si queréis un adelanto muy gráfico y fácil de comprender, os dejamos la ilustración de la diseñadora Lili Chin sobre estas señales. ¡A nosotros nos encanta!

señales caninas por la ilustradora Lili Chin¿Eres capaz de entender la psicología canina? Conoce las diferentes posturas de tu perro

Explicaros todas las señales de calma sería muy aburrido para un simple post de un blog. Así que hemos optado por hablaros de aquellas señales de calma que más nos llaman la atención.

No obstante, antes de meternos en faena queremos dejar una cosa clara: cada vez que tu perro haga uno de estos gestos, no significa que esté utilizando una señal de calma. Por ejemplo, si bosteza puede ser simplemente por cansancio, no porque esté estresado. Hay que estar atento, por tanto, a en qué circunstancias hace los gestos para identificar si es una señal de calma o no. Ahora sí, ¡allá vamos!

Bostezar

Efectivamente, si tu perro bosteza puede que te esté queriendo decir que está un poco estresado, que la situación que está viviendo no le gusta del todo y que mejor pares ya.

Un perro puede bostezar como señal de calma si alguien desconocido se inclina hacia él, cuando le regañas, cuando oye una discusión, cuando está en el veterinario… Nosotros en la tienda lo detectamos rápido cuando un perrito nos viene a ver por primera vez. Es frecuente que entre muy contento ya que le recibimos con mimos y caricias. Pero cuando empezamos a probarle un collar, luego otro, luego un arnés… de pronto nos suelta un gran bostezo como diciendo “bueno, ya paramos con esto, ¿vale?”. También es muy normal que bostecen durante la sesión de peluquería canina: la mayoría preferirían estar tumbados en su cama en vez de pasar por la bañera. Ante esta señal de calma, hay que saber darle al perro su espacio durante unos minutos si no quieres que la situación de estrés vaya en aumento.

bostezar como señal de que el perro necesita espacio

Lamerse el hocico

Lamerse el hocico de una forma rápida y casi imperceptible -solo sale de la boca la punta de la lengua- también es una señal de calma. No nos estamos refiriendo a ese momento en el que tienes el jamón en la mano y tu perro se relame con ganas solo de pensar en comérselo. El licking es algo mucho más sutil con lo que de nuevo el perro nos manifiesta que la situación no es de su agrado.

Esta señal de calma nos la enseñó Anaís, nuestra peluquera canina de la tienda de la calle Castelló 45, en una sesión de stripping con Lola, una teckel kaninchen muy pequeñita.

Su dueña nos había avisado de que Lola muerde cuando se pone nerviosa para que tuviéramos cuidado. Yo se la entregué a Anaís sin creerme demasiado que algo tan pequeño y con esa carita pudiera ponerse agresiva, sin embargo, me quedé a observar. Anaís empezó a acariciarla para que entendiera que no iba a pasarle nada malo y luego cogió un peine para ver su reacción con los instrumentos. Ahí, Lola se relamió ligeramente y yo le dije a Anaís algo así como “¡pero qué mona es, si hasta se relame de gusto!”. Anaís debió de alucinar con mi ignorancia y me explicó que ese es el primer aviso de que la situación no le gusta y que, si ignorábamos sus señales, probablemente nos acabaría intentando morder. La sesión de stripping acabó bien, con Lola bien guapa, Anaís ilesa y la dueña de Lola sin dar crédito de lo bien que se había portado la pequeña y lo tranquila que se la veía.

Como veis, Lola nos había avisado antes de que la situación empeorara y, haciendo caso de esas señales, la sesión de peluquería fue genial. Ya sabéis ese dicho de “el que avisa no es traidor” …

lamerse el hocico en señal de disgusto o nerviosismo

Girar la cabeza y darse la vuelta

Esta señal de calma tiene distintas variantes, desde girar ligeramente la cabeza hacia un lado, girarla del todo sobre el costado o, directamente, darse la vuelta y darnos la espalda. Con estos gestos el perro nos demuestra que no es una amenaza, que está tranquilo y que quiere finalizar el conflicto. En términos más técnicos, a estos gestos se les llama «evitación». Los perros utilizan constantemente esta señal de calma entre ellos y suele ser mano de santo. Es común, por ejemplo, ver a dos perros en el parque que se están conociendo. Uno de ellos se lame el hocico dando a entender al otro está siendo demasiado intenso. La reacción de ese otro es girar la cabeza o darle la espalda para demostrarle que hace caso de su señal de calma.

Sin embargo, los humanos solemos malinterpretar esta señal y esto es lo que nos parece más interesante contaros. Os lo explicamos con un ejemplo que a nosotras nos resultó clarísimo:

Seguro que te ha ocurrido que llegas a casa, te encuentras que tu perro te ha hecho una trastada y, ante el desastre, le regañas. Como ha pasado un tiempo desde que hizo la trastada, probablemente el perro no entienda a qué viene ese mal humor por tu parte, y simplemente te gire la cabeza o incluso te de la espalda. Tu reacción desde nuestra lógica es pensar “¡no solo me la lía, sino que encima pasa de mí!”. Es decir, tu enfado aumenta y tu tono empeora. Pues bien, lo que tenemos que tener claro es que con esa actitud solo conseguimos frustrar al perro ya que, desde su punto de vista, no ha ocurrido nada por lo que estar enfadado con él (ten en cuenta que un perro tiene de media unos 6 segundos para relacionar un hecho con otro), a pesar de no entender lo que ocurre te está demostrando que está tranquilo y no quiere conflictos, pero -¡para su sorpresa!- la situación cada vez va a peor.

sociabilización de nuestros amigos perrunos

Otros gestos de lenguaje canino

Como os hemos dicho, hay unas 30 señales de calma según Turid Rugaas y a esas señales hay que sumarle un sinfín de comportamientos con los que nuestro perro nos expresa sus emociones. Entender ese lenguaje corporal de tu perro es importantísimo para que la relación con él sea buena y tengas un perro feliz, tranquilo y sociable. Además, entender ese lenguaje es importante para el adiestramiento canino de tu perro: nunca conseguirás educarlo y que te obedezca si no entiendes sus reacciones.

A continuación, os clasificamos los comportamientos del lenguaje corporal canino más importantes según su significado:

 

Comportamiento / Gesto Traducción
Bosteza, se lame el hocico, te lame compulsivamente, se rasca. Está estresado. La situación no le gusta y quiere que finalice.
Gira la cabeza, te da la espalda, olisquea el suelo, evita el contacto visual, se pone en posición de juego, da un rodeo para llegar a algo o alguien. Está en son de paz. No quiere problemas.
Camina despacio, se queda inmóvil, pone el rabo entre las piernas, agacha las orejas. Se siente inseguro o con miedo.
Gira la cabeza Siente curiosidad.
Se pone panza arriba, te lame, se estira sobre ti, se pone en posición de juego Está feliz.
Gruñe, te enseña los dientes, ladra. Está enfadado, agresivo.

¿Os ha resultado interesante este post? ¿habéis descubierto nuevos significados de los gestos de vuestro perro? ¿creéis que os ayudará a entenderle mejor?

apamag 4

La adopción, una nueva oportunidad

Desafortunadamente, España sigue encabezando la lista de los países en los que más abandonos de animales se producen. Sí, es un dato que también nos ha chocado a nosotras. La mayoría de estos abandonos ocurren porque ciertas personas compran perros sin ser conscientes de la responsabilidad que supone tener un ser vivo a su cuidado. 

Desde Mascoboutique nos hemos querido compremeter con la causa y hemos iniciado una colaboración (que esperamos que dure muchos años) con APAMaG, una asociación sin ánimo de lucro que rescata, rehabilita y busca adopción para decenas de perros y gatos sin hogar.

En este post queremos contaros las ideas fundamentales de la adopción que ellos nos han transmitido y que nos han hecho cambiar totalmente las ideas preconcebidas que teníamos. ¡Os animamos a seguir leyendo!

gus apamagLos perros no son peluches que te llevas a casa de adorno para que te den lametones. Son animales que, al igual que las personas, tienen necesidades y requieren ciertos cuidados. Adoptar o comprar un perro supone asumir una responsabilidad. La mayoría de los que nos leeis ya sabéis esto más que de sobra, pero necesitamos recordarlo para que nos ayudéis a inculcarlo a las personas que tengáis a vuestro alrededor.

En Mascoboutique, con las visitas que hemos ido teniendo de clientes con perros adoptados, hemos comprobado que los perros abandonados tienen un alma pura y son tan incondicionales que sólo necesitan a alguien a quien dar todo su amor y cariño para empezar a mover la colita de nuevo y recuperar la felicidad en sus vidas.

Mitos y creencias populares que no son ciertas

Lo primero que queremos exponer son ciertos mitos y bulos que surgen sobre la adopción. Nos da mucha pena que el concepto de adoptar a un perro lleve aparejado ciertos prejuicios que son totalmente falsos. Ahí van algunos ejemplos:

“Si vives en un piso no puedes tener un perro grande” – FALSO.

No importa si vives en un piso grande o pequeño, lo importante es satisfacer sus necesidades de ejercicio diario al aire libre. Para eso es importante tener en cuenta que no todos los perros grandes necesitan correr kilómetros al día para estar sanos. La edad, su carácter, su raza, sus condiciones físicas… todo ello condicionará cuánto ejercicio diario al aire libre necesita. En muchas ocasiones un grandullón puede necesitar menos ejercicio físico que un perro pequeño, ¡no te dejes engañar por su tamaño!

“Los perros adultos ya no se pueden educar” – FALSO.

Adoptar a un perro adulto no significa en absoluto que no pueda adaptarse a tu vida y comportarse de sana apamag
manera adecuada. De verdad, créenos, puedes enseñarle y educarle sin que sea una misión imposible. Además, a partir de los 6 años los perros son más dóciles.

“Los pitbull y los ppp («perros potencialmente peligrosos») son agresivos” – FALSO.
No existe perros que por naturaleza sean peligrosos ni agresivos, a pesar de que algunos estén catalogados (desgraciadamente) como razas peligrosas. Lo que importa es cómo se les educa. Es más, hay perros pequeños que son más agresivos, pero que por el tamaño no se consideran peligrosos.

 

¿Qué tener en cuenta a la hora de adoptar? 

Cuando estés considerando la posibilidad de adoptar un perro y dejar que forme parte de tu vida, debes tener en cuenta que se convertirá en un miembro más de tu familia. Se adaptará a tu estilo de vida, y tu día a día se convertirá en el suyo.

Por esta razón, debes buscar un perro que sea afín a ti y no dejarte llevar por impulsos o primeras impresiones como su tamaño, su edad, su carita que has visto en la foto de la protectora, ese flechazo que puedas tener al ir a la protectora por primera vez… Por ejemplo, si eres una persona que lleva una vida sedentaria no es recomendable que tengas un perro muy activo y nervioso, ya que él necesitará mucho ejercicio y estaría mejor con una persona que haga mucho deporte y le gusten las actividades al aire libre. En ese sentido, cualquier protectora se asegurará de que si te animas a adoptar, adoptes a un animal que sea compatible con tu estilo de vida.

yue apamag

 

También debes hacerte las siguientes preguntas: ¿tengo el tiempo suficiente para dedicarle? ¿tengo los recursos necesarios para cubrir sus necesidades? Como ya hemos mencionado, es un ser vivo y no un juguete y, por lo tanto, tiene ciertas necesidades al igual que tú. 

Antes de tomar la decisión definitiva, piénsatelo bien. La devolución de un animal tras ser adoptado le supone un estrés y un sufrimiento innecesarios que les perjudica de una manera que ni se merecen, ni es justa para ellos. 

 

¿Qué te puede aportar a ti la adopción de un perro?

Hasta aquí hemos tratado el tema de la adopción como un gesto de generosidad hacia perros o gatos abandonados. Pero no queremos que os quedéis con esa impresión de que la adopción es un acto de bondad y de altruismo desinteresado para ayudar a un ser vivo que necesita protección.

Por supuesto que la adopción de un animal acarrea responsabilidades, pero desde aquí queremos resaltar que esas responsabilidades no son nada en comparación con todo lo que recibirás tú a cambio. Hay estudios que demuestran que tener un perro en casa, psicológicamente, aporta muchísimos beneficios: serás más feliz por la liberación de hormonas como la oxitocina, te hará compañía, reducen el estrés y la ansiedad -la gran enfermedad del siglo XXI-, y un sinfín de beneficios.

Nosotros no somos científicos así que no queremos entrar demasiado en ese tema, pero está claro que el amor incondicional y la compañía que te aporta un animal tiene un poder tal que tu vida puede cambiar por completo. No nos cansamos de recibir a clientes en la tienda que nos dicen que su perro es lo mejor que tienen en la vida y que no saben expresar con palabras el amor que sienten el uno por el otro.

¿Tienes dudas sobre adoptar a un perro? ¡Prueba a ser casa de acogida!

bowie apamagEs normal que algunas personas sientan dudas a la hora de adoptar un perro. Es, sin duda, un gran paso. Si es tu caso, con APAMaG tienes la opción de ser casa de acogida con opción de adoptar. Esto significa que le darías un hogar a algún peludo que lo necesita, mientras se le busca una familia definitiva. Mientras tanto, comprobarás cómo es convivir con él y si estáis hechos el uno para el otro. Si finalmente te das cuenta de que no puedes adoptarlo, el animal siempre estará bajo la protección de APAMaG por lo que nunca será abandonado ni menos querido.

Ser casa de acogida, incluso aunque finalmente no adoptes ningún animal de forma definitiva, es una gran labor. Permitirás que perros y gatos salgan de situaciones de desamparo y tengan el calor de un hogar. Para ti será una experiencia preciosa, porque vivirás los beneficios de la adopción, pero con el apoyo cercano de APAMaG, que te ayudará en todo el proceso y cubrirá todos los gastos.

¿Qué tengo que hacer si quiero adoptar? 

lucy apamagLas protectoras tienen páginas webs y redes sociales en las que podrás buscar información sobre los procedimientos y los animales que tienen y que buscan familia. APAMaG, en concreto, dispone del correo adopciones@apamag.org al que puedes escribir mostrando tu interés y, en su caso, el perro del que te has enamorado. Te enviarán un cuestionario para saber un poco más de ti y tus circunstancias y luego se completará con una entrevista telefónica. Con esto, lo que pretenden es hacerse una idea de cómo sería el entorno del animal si estuviera contigo, ya que hay que encontrarles un hogar en el que puedan ser felices, así como hacerte feliz a ti. El último paso, sería una visita al domicilio y la presentación de tu futuro compañero de vida. 

Cuando adoptas un perro, APAMaG te lo entrega castrado/esterilizado y desparasitado. La protectora estará siempre a tu disposición y a la de tu nuevo mejor amigo para lo que necesitéis, y para que ambos tengáis la mejor vida posible juntos.

 

Adopta un perro con responsabilidad y salva una vida. 

 

 

Mi cachorro ya está conmigo… ¿y ahora qué? (Parte II)

…Si los anteriores consejos te fueron de utilidad, queríamos compartir contigo algunos más relativos al kit inicial para tu cachorro

En el primer post sobre el cachorro os prometimos hacer otro post sobre el kit inicial del cachorro, es decir, aquellos accesorios para perro que necesita al 100% y otras cosas que pueden esperar. Habéis leído tanto y se dicen tantas cosas sobre los cachorros, que pensáis que necesitan de todo y que el desembolso inicial va a ser una barbaridad. En este post queremos tranquilizaros y contestar a las preguntas que más nos hacéis en la tienda. ¡Vamos a ello!

¿Debería comprarle collar o arnés?

Esta es la eterna pregunta que nos tememos que no tiene una respuesta única. Desde Mascoboutique recomendamos, con carácter general, empezar con un collar de nylon, regulable, blandito e idóneo para cachorros. Por ejemplo, los collares Bi One Parachute, los collares de Estrellas o los collares de Brott en las tallas pequeñas. ¿El motivo? Os va a resultar mucho más fácil educarles con un collar que con un arnés, ya que con el arnés tiran con toda su fuerza y pueden tomarte más el pelo haciendo lo que ellos quieren jaja. Además, al ser regulable, a medida que vaya creciendo vuestro cachorro, podréis ir agrandando el collar.

Ahora bien, la decisión correcta va a depender de la raza del cachorro y de su personalidad. Desde nuestro humilde punto de vista, para cachorros de raza mediana y grande que sean un poco traviesos, lo ideal es el collar. Por supuesto, hay que tratar al cachorro con delicadeza y no dar tirones bruscos para no dañarles el cuello ni crearles miedos o traumas, pero creemos que en perros de esos tamaños el arnés tiene menos sentido.

Si el cachorro, sin embargo, es de una raza toy, por ejemplo, un bichón maltés, un yorkshire terrier, un caniche toy, etc. quizá pueda ser recomendable ponerles directamente un arnés blando y ligero. Así nos aseguramos de que su cuellito no se dañe en absoluto y, por su tamaño, es imposible que lleguen a tirar tanto como para no ser capaces de educarlos correctamente. Nuestra experiencia es que para esas razas, os encantan el Arnés de Estrellas Rosa o Negro,  los Arneses Naja Camel, Coral o Negro o los arneses de Puppia o Pinkaholic.

En realidad, esta duda entre arnés o collar está muy ligada al adiestramiento, a la morfología y al carácter de cada perro, así que preferimos no explayarnos más y desarrollar el tema en más posts. ¿Os parece?

¿Mi cachorro necesita una cama premium?

Cuando tenemos un cachorro en casa son muchas las preguntas que nos hacemos: ¿Es mejor que tenga cama desde el principio? Si es así, cuando el cachorro crezca, ¿me seguirá sirviendo o le quedará pequeña?

Siempre es mejor que un perro tenga su propia cama, de esta forma se le acostumbra a diferenciar su espacio del espacio del dueño, creando un hábito. Para crear un entorno de mayor seguridad, las camitas que nosotros recomendamos en sus primeros meses son aquellas que ofrecen una «pared» a los lados y a ser posible que estén fabricadas con tejido de pelito; de esta forma, aunque duerma solo, se sentirá resguardado y protegido.

cama perro cachorro

Aun así, la elección de la cama se transforma en una decisión compleja como hemos podido comprobar asesorándoos en la tienda. Muchos venís a la tienda y estáis deseando comprarle la mejor cama de todas que le sirva «para siempre». Ahora bien, ese «para siempre» en un cachorro es complicado ya que tienden a morder todo, se pueden hacer pis en la cama… en fin, qué os vamos a contar. ¡Son bebés! Además, si el cachorro es de raza grande esa cama para siempre tendrá que ser grande para que le valga también como adulto y puede que, siendo cachorro, la vea demasiado grande y no le guste.

Por lo que os acabamos de contar, nuestra recomendación es que la primera cama que le compréis a vuestro cachorro sea una cama resistente, económica y adaptada a su tamaño. Es bastante probable que esa primera cama acabe más estropeada de lo normal entre tanto juego y mordisco de las esquinas (sí, las esquinas de las camas deben de estar muy ricas jaja). Cuando sea adulto y empiece a comportarse como es debido, ya sí os animamos a que le compréis la cama de vuestros y sus sueños.

En resumen: para la elección de la primera cama os recomendamos la regla del bbb: «bueno, bonito y barato», como son la Cama Dream, la Cama Spirit, la Cama Happy o la Cama Leona.

¿Qué comederos le compro? ¿También seguimos la regla del bbb?

En el caso de los comederos, desde Mascoboutique sí que os recomendamos que optéis por los que más os gusten y pensando que serán sus comederos definitivos. A diferencia de lo que ocurre con la cama, conocemos a pocos cachorros que hayan roto su comedero (no sabemos si es porque no son capaces o porque ya desde pequeños entienden que con la comida no se juega, jaja). Por lo tanto, podéis elegir sin problema los comederos que os gusten y que sean adecuados para vuestro cachorro una vez que sea adulto. Como siempre os decimos, el comedero que utilicéis para el agua deberá ser un poco más grande, ya que es importante que vuestro perro siempre tenga agua a su disposición.

comedero perro cachorro

A nosotros personalmente nos encantan los comederos de melamina de Hunter. Su base de melamina los hace muy resistentes a golpes y lametazos, y el cuenco de acero inoxidable permite lavarlos con comodidad, que tu perro coma siempre en un lugar higiénico y que no le altere los sabores de las comidas. ¡Nosotras los tenemos para Botón y Gin desde hace años y están como nuevos!

¿Cuál es el juguete perfecto para mi cachorro?

Al igual que sucede con los bebés, los juguetes para perros cachorros además de para divertirse, son una forma con la que aprender a jugar, a desenvolverse en su entorno, a compartir, a reforzar el vínculo con su dueño o incluso para educar…

Muchos juguetes para cachorros están orientados a su desarrollo físico y mental; ayudando a tu mascota a fortalecerse, a desarrollar sus instintos o a calmar el dolor que supone la crecida de los dientes durante los primeros meses. Muchas veces nos guiamos por lo que es atractivo a la vista, pero no tiene por qué ser adecuado para nuestro cachorro, por eso, desde Mascoboutique te aconsejamos que:

  • No compres juguetes extremadamente pequeños, ya que podría tragárselo y asfixiarse.
  • Observa si el juguete que vas a comprar tiene esquinas puntiagudas o bordes afilados.
  • Aunque sean bonitos y divertidos, no compres juguetes para niños. 

juguetes perro cachorro

Tras unos consejos de seguridad, nos adentramos en para qué sirve cada juguete, y cuáles son los más adecuados para el desarrollo de tu cachorro. Desde Mascoboutique recomendamos que en sus primeros meses de vida no falten:

  • Pelotas o juguetes de goma: de esta forma tu perro sentirá el juguete como una presa, no haciéndole perder así su instinto, además al ser blando y de goma le ayuda a reducir el estrés.
  • Peluches: les otorga un plus de tranquilidad, calor y paz. Para ellos, es una sensación muy similar a compartir tiempo con sus «hermanitos» o su madre.
  • Juguetes de cuerda: ¿Quién no ha jugado con su perro al tira y afloja? De esta forma nuestro cachorro mejora su higiene dental y además ayudará a mover los dientes de leche, dando lugar así a su dentadura definitiva.

Desde nuestra experiencia, creemos que es mejor que al menos disfrute de uno de cada categoría, aportándole así distintas vías de juego y enseñanza para que, además, pueda ir decidiendo qué tipo de juguetes le gustan más. Otra recomendación importante, los juguetes mejor que sobren a que falten, ¡que las patas de las sillas del comedor y los libros también deben de estar muy ricos!

 

¿Qué bolso de viaje es el ideal para tu cachorro?

Muchas veces venís a la tienda con vuestra bolita de pelo y en el kit inicial pensáis que es fundamental comprarle un transportín o bolsa de viaje. En nuestra opinión, eso no es así, al menos no inmediatamente salvo que vayas a viajar en las próximas semanas.

A la hora de escoger un transportín, es fundamental que escojas uno que se adapte al tamaño aproximado que tendrá tu cachorro cuando sea adulto, sin embargo, cuando el perro tiene 3-4 meses es muy difícil saber qué tamaño tendrá de adulto. Por eso, nuestro consejo es que, salvo que tengas que viajar sí o sí muy pronto, esperes a comprar el transportín al momento en el que vaya a hacer su primer viaje. Así estaremos seguros de que el transportín es del tamaño adecuado y cumple con los requisitos de la aerolínea o tren (y también esperamos un poquito más a hacer ese gasto).

transportin perro cachorro

Si la realidad es que desde el principio vas a estar viajando con tu cachorro, nuestra recomendación es que compres uno temporal, cómodo y que te saque del «apuro» los primeros meses. Pero asumiendo que ese bolso es probable que no te sirva para siempre.

Para terminar con el tema del transportín, otra duda muy común es saber cuál es el tamaño ideal de transportín para tu cachorro. Pues bien, lo ideal es que el cachorro pueda estar erguido dentro del transportín y pueda darse la vuelta sobre sí mismo pero sin que le sobre mucho espacio, y debes tener en cuenta que en su interior debes poder poner la manta del cachorro y algún juguete que le dé seguridad. Las primeras veces que el cachorro vea el transportín va a «salir pitando», pero ten paciencia, y ayúdale introduciendo alguna chuche, y dale tiempo para que lo olfatee, lo explore y lo establezca como su territorio. Si le fuerzas, tienes la batalla perdida y será muy difícil que vuelva a intentar meterse si no es obligado.

¡Si tienes más dudas… ven a vernos!

Consejos para cuidar el pelo de tu perro

Hoy hablamos con Anaís González y Sara García, nuestras peluqueras caninas, para que nos resuelvan las dudas más comunes que surgen a la hora de bañar a nuestro perro y nos compartan algunos de sus consejos y recomendaciones sobre el cuidado del pelo y la piel.

Cada perro tiene sus propias necesidades y cuidados según la raza, el tipo de pelo, la edad, o posibles problemas de salud que pueda tener. Desde Mascoboutique queremos responderos a las preguntas más comunes que día a día nos hacéis en la tienda. ¡Esperamos que estos consejos os ayuden!

¿Cada cuánto se debe bañar a un perro?

Existe la teoría de que es malo bañar al perro con frecuencia, o bañarlo dos veces al año para cuidar su piel… En realidad, son leyendas urbanas. La higiene nunca está contra indicada para el cuidado de la piel, por lo que los perros pueden bañarse las veces que uno quiera siempre y cuando se haga con champús apropiados para ellos y poniendo atención en la hidratación de la piel con acondicionadores o lociones que eviten que se reseque.

En el caso de que el perro tenga algún problema dermatológico, la frecuencia de baño debe ser determinada por un veterinario de confianza.

¿Cuándo se puede bañar a un cachorro?

El momento ideal es cuando el cachorro tenga todas las vacunas, evitando así que pueda coger frío o algún problema si se le baña en una peluquería canina. Lo ideal es comenzar cuanto antes a crear un hábito, tanto si es en casa como en una peluquería canina, para evitar que de adultos puedan sufrir por el estrés que le generarían los ruidos de los secadores o la manipulación para el lavado, corte y peinado. El consejo de Mascoboutique es llevarlos a peluquerías caninas en sus primeros meses, que son los más importantes en la formación de su carácter.

Un último consejo, es que a los cachorros siempre hay que bañarlos con champús apropiados para su piel y edad. En el mercado existen muchos champús especiales para cachorro pero a nosotros nos encanta el Champú Douceur Extrême de Anju Beauté que respeta la piel delicada de los más pequeños y les deja un olor a limpio muy rico.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir un champú? 

En el mercado existe una amplia variedad de champús para el cuidado del pelo de tu perro (o manto, dicho de una forma más técnica) y todos son aptos para el uso canino. Nuestro consejo es elegirlo en función del acabado que uno busque (hidratación, volumen, potenciar el color, etc.) y las condiciones del manto de nuestro perro, aunque en ocasiones nos puede funcionar uno neutro, como el Champú Herbal de Anju Beauté. Pero no se debe olvidar la importancia de la hidratación, sobre todo, si se le baña con frecuencia.

 

¿Cómo mejorar los baños en casa? 

Lo primero que se necesita son ganas y paciencia. Por otro lado, si es un perro grande es adecuado usar una toalla para que no se resbale y en caso de perros más pequeños utilizar un barreño para que no se sienta tan intimidado en una bañera grande.

En los perros de manto largo, es esencial cepillarles antes del baño para eliminar nudos y exceso de muda. Además, debemos evitar los movimientos descontrolados en distintas direcciones a la hora de frotar, comenzando desde la raíz y arrastrando el champú hacia la punta.

Igual de importante que el baño es el secado, el manto húmedo se enreda con más facilidad y la piel del perro se puede ver dañada.

¿Cuántas veces por semana se debe cepillar a un perro? ¿Cómo realizarlo adecuadamente?

La frecuencia del cepillado varía mucho en función del tipo de pelo, los perros de pelo corto no necesitan tantos cuidados como los de manto largo. Por lo que una vez a la semana servirá para eliminar el exceso de muda y arrastrar la suciedad.

Un consejo para el buen mantenimiento del manto largo es cepillarlo a diario, con tan sólo 10 min al día evitaremos nudos, podremos explorar su piel para poder detectar problemas de salud y nos unirá más a nuestro perro, ya que el aseo refuerza el vínculo con nuestro perro. Pero, debemos tener cuidado con la carda, intentando cepillar el pelo desde la raíz pero sin tocar la piel para evitar irritaciones.

Los pasos a seguir serían: cepillar primero todo el pelo con la carda, después pasar un peine metálico para detectar nudos y finalizar con el quita nudos donde lo requiera. Para saber si hemos realizado bien el peinado, el peine metálico tiene que pasar sin problema por todo el cuerpo de nuestro perro.

¿Cuál es el cepillo adecuado para mi perro? 

Existen diferentes tipos de cepillos dependiendo del tipo de manto y aunque haremos un post sobre esto, os vamos a adelantar algunos consejos de gran utilidad.

Podemos encontrar las cardas, el cepillo más común. Es muy útil en perros de pelo medio para desenredar y arrastrar el pelo suelto, pero hay que tener cuidado con los perros de pelo largo ya que puede romperlo, en este caso debería usarse solo para desenredar nudos. En los perros de pelo corto, por la separación y el largo de las púas, no tiene ningún efecto de cepillado.

En los cepillos de púas encontramos diferentes tamaños y durezas, perfectos para pelos tupidos o rizados de longitud corta o media. El más suave, conocido como cepillo de mantequilla, es perfecto para razas de pelo largo como el Pomerania, Maltés, Crestado Chino, Yorkshire Terrrier, también existen con púas normales y púas extra largas.

Entre los cepillos de cerdas encontramos los de cerdas de nylon, los de cerdas naturales y los mixtos. Nuestro consejos es utilizar los de cerdas naturales, que no crean electricidad estática y distribuyen mucho mejor las grasas naturales.

Por último tenemos los cepillos de goma que son muy útiles para razas de pelo corto, ya que eliminan el pelo muerto y manejan la piel mejorando la circulación y dando brillo al pelo.

En nuestras sección de higiene de Mascoboutique podéis encontrar una amplia selección de productos para el cuidado del manto, desde champús, acondicionadores, perfumes, toallitas limpiadoras y por supuesto una gran variedad de cepillos.

¡Estaremos encantados de asesoraste!

 

Mi cachorro ya está conmigo… ¿y ahora qué? (Parte I)

¿Por fin tienes a tu cachorro contigo? Te resolvemos las dudas más comunes que soléis tener en estos primeros días con él.

Se abre la puerta de Mascoboutique y aparecéis con una bolita entre los brazos y una cara de felicidad, emoción y nerviosismo que nos enamora. A continuación, viene nuestra reacción: “oooohhh, ¡me muerooo!», «pero qué monería», «¿podemos cogerlo?» y el pobre cachorro, sin entender mucho a qué viene tanto revuelo, pasa de brazos en brazos y de un achuchón a otro.

Después de esos minutos de contemplación del cachorro -pedimos disculpas por si somos un poco intensas a veces-, viene la pregunta de rigor: «¿en qué os podemos ayudar?». Y ahí es donde empieza el interrogatorio y nos contáis todas las dudas y miedos que os provoca esta nueva etapa.

Lo primero que queremos dejar claro es que es completamente normal tener dudas, más si es el primer perro que tenéis. No sintáis vergüenza por preguntarnos o por no haberos leído varios libros sobre los cuidados básicos, el adiestramiento, la nutrición… Si lo habéis hecho, ¡fenomenal!. Pero si no lo habéis hecho, tranquilidad porque para eso están los veterinarios, adiestradores, todo el equipo de Mascoboutique y, lo más importante, el sentido común.

Como hemos dicho, las preguntas que nos hacéis son infinitas. Sin embargo, hay algunas que se repiten con frecuencia y son las que vamos a empezar a responderos en este post. ¡Allá vamos!

¿Mi cachorro está como triste o asustado, es normal?

Que esté un poco triste, apagado o tímido los primeros días es lo más normal del mundo. Pensad que ha pasado de estar con sus hermanos y su madre, a hacer un viaje y llegar a vosotros. Claro que le dais mil besos y abrazos, pero no dejáis de ser unos desconocidos para él.

En ese sentido, no os preocupéis demasiado, lo normal es que necesite un par de días de adaptación para asimilar que sois su nueva familia y pasar a ser un perrito feliz que os querrá de forma incondicional para siempre.

Ahora bien, dicho lo anterior, nuestra recomendación es que pidáis cita con vuestro veterinario para que le haga un chequeo completo lo antes posible. A poder ser, el mismo día que os lo entregan o al día siguiente. Así os pueden asegurar que el perro está sano, que todo está en orden y, ya de paso, podéis bombardearle -sí, también a ellos jajaja- a preguntas sobre cómo cuidarle desde un punto de vista médico: qué vacunas le faltan (si es que le falta alguna), qué puede comer y qué no, cuándo puede salir a la calle y estar en contacto con otros perros, etc.

¿Cuándo puedo bañarlo, cómo lo hago y con cuánta frecuencia lo podré bañar?

Es muy frecuente que os entreguen al cachorro y tenga un olor un poco intenso (tantos juegos con sus hermanitos pasan factura jaja), así que vuestro primer impulso es querer bañarlo cuanto antes y que huela a bebé. Nuestra recomendación es que le bañéis por primera vez cuando el veterinario os diga que ya es posible. Bañarlo antes de tiempo, sin haberle puesto ciertas vacunas, puede poner en riesgo su salud y ¡no merece la pena!.

Mientras el veterinario os aconseje no bañarlo, desde Mascoboutique siempre os recomendamos limpiarlo con toallitas húmedas específicas para perro. Nuestras favoritas son las toallitas de Talco o las de Muschio Bianco. Con ellas podréis limpiarle las patitas, el culete, el morro y ¡les dejará un olor espectacular!.

Muchas veces, ante el olor del cachorro y la prohibición de bañarlo del veterinario, lo que nos pedís es colonia para intentar disimular el olor. Pero en nuestra opinión, las toallitas son mucho más efectivas en ese momento ya que, además de dejarles un olor muy bueno, les limpian.

Una vez que el veterinario os asegure que le podéis bañar sin riesgos, lo ideal es que lo bañéis con un champú específico para cachorro, con agua templada y en una habitación que esté calentita. Es muy importante que no pase frío, sin embargo, el agua muy caliente no es buena para ellos. Otro aspecto importante que tenéis que tener en cuenta es que, si vuestro cachorro es de una raza de manto largo, antes del baño tenéis que cepillarlo bien y aseguraros de que no tiene nudos. Finalizado el baño, es importantísimo secarlo muy bien con el secador, pero a poca potencia para que no le coja miedo.

El champú de cachorros que más nos gusta es el Champú Douceur Extrême y como carda para cepillarlo os recomendamos la Carda Doble Flexible o la Carda Púa Blanda Protegida.

Por último, respecto a la frecuencia de los baños, podéis bañarles sin problemas cada quince días, siempre y cuando sea con productos específicos para cachorros. No entramos más en este tema ya que tenemos todo un post preparado sobre la higiene y peluquería canina y ¡no queremos adelantaros todo aquí!

¿Cómo le educo para que me obedezca y, sobre todo, para que aprenda a hacer pis en la calle?

Cuando nos hacéis esta pregunta, nuestra respuesta suele ser que hagáis lo contrario a lo que hicimos nosotras con nuestros yorkshire terrier, Botón y Gin. Sí, lo reconocemos, éramos unas novatas y los hemos malcriado de la peor manera.

Os hacemos un listado de lo que hicimos para que entendáis lo que NO se debe hacer con un cachorro:

1) Sobreprotegerlos: nos parecían tan pequeñitos y frágiles que nos daba miedo que estuvieran en contacto con otros perros por si les hacían daño. Así que si veíamos que nos íbamos a cruzar con otro perro, nuestro instinto era apartarlos o incluso cogerlos en brazos. ERROR TOTAL. Ahora creemos que les tienen miedo y si ven a otro perro ladran sin parar y se ponen histéricos :(.

Lo ideal hubiera sido sociabilizarlos desde pequeños y transmitirles tranquilidad ante la presencia de otros perros. Ahora que estamos todo el día en contacto con perros, hemos comprobado que tienen sus códigos de conducta y cómo los adultos educan a los cachorros. Es una gozada ver cómo dos perros que no se conocen de nada, en cuestión de segundos, están jugando y pasándoselo pipa corriendo por toda la tienda.

2) No tener unas rutinas para la comida y para las salidas a la calle: de nuevo, nos parecían tan pequeños que nos daba miedo que pasaran hambre, así que tenían a su disposición todo el pienso que querían. ¡Buffet libre!. Ellos encantados porque si se aburrían o les entraba el gusanillo, comían unas croquetas de pienso y listo. A esto hay que unirle que si hacía frío o les veíamos dormiditos, optábamos por no sacarles de paseo en la hora que tocaba. De nuevo, ERROR TOTAL. El resultado fueron unos cachorros que se pasaban el día haciendo la digestión y no tenían claro cuándo bajarían a la calle, así que la alfombra del salón se convirtió en su aseo particular.

Con esta desorganización, aprendimos que lo correcto es tener unas rutinas de comida dándoles de comer dos o tres veces al día en horas concretas (aquí insistimos que hay que atenerse a lo que os recomiende el veterinario), de modo que el cachorro tenga a su disposición la comida en esos momentos concretos. Media hora más tarde aproximadamente, se les debe sacar a la calle y si hacen pis o caca en el paseo, premiarles para que entiendan que ese es el comportamiento correcto. ¡La rutina y un poco de paciencia acabarán dando sus frutos!

3) Consentirles (casi) todo: como a todo dueño con su cachorro, se nos caía la baba con todo lo que hacían, así que si se portaban mal, les regañábamos un poquito, ellos ponían cara de pena al estilo del gato de Shrek y nos ablandaban el corazón. Así que acabábamos cogiéndolos en brazos y dándoles besitos para que quitaran esa carita. Ahora saben que si hacen algo mal, se llevan una mini bronca del estilo a «¡Botón, eso no se hace!», él se pone panza arriba en modo sumisión total y en el minuto siguiente está haciendo su vida como si nada hubiera pasado.

Como veis nuestras dotes como educadoras caninas eran pésimas, pero en aquel momento Mascoboutique no existía y nosotras estábamos empezando a enamorarnos del mundo canino. Ahora tenemos las ideas algo más claras, pero no somos tan osadas como para daros lecciones de adiestramiento. Para ello, en futuros posts, queremos contar con adiestradores caninos que nos den consejos útiles y profesionales que os ayuden de verdad a tener perros felices, sanos y educados.

Y hasta aquí este primer post sobre la llegada del cachorro. En el siguiente post os contaremos el kit inicial que todo cachorro tiene que tener y más consejos sobre qué necesita de verdad y qué no.

¿Os ha sido útil este post? ¿echáis en falta algo? A medida que avancemos con el blog, iremos hablando más en profundidad de cada uno de estos temas. ¡Pero toda sugerencia será bien recibida!. Este blog es por y para vosotr@s.

¡Gracias, siempre, por estar ahí!

Regalos muy peludos: ideas para esta Navidad

La Navidad está a la vuelta de la esquina y en Mascoboutique tenemos la lista de regalos perfectos para demostrar una vez más a nuestros peludos el amor incondicional que sentimos hacia ellos.

Dicen que los complementos son un acierto seguro, ¿a quién no le gustaría una correa o un collar nuevos?   Los últimos en llegar han sido los preciosos collares bordados de estilo étnico de Buddys  a juego con su correa o si lo prefieres también tienes el icónico de la marca, el modelo peruvian. Para ponerle un toque ‘chic’ a las tardes navideñas nada mejor que los modelos de terciopelo de Brott, disponibles en granate y en verde. Elegancia y comodidad todo en uno.

Los mejores regalos para perros en Mascoboutique

collares terciopelo perro comprar online

collares perro pequeño tienda Madrid
Un imprescindible para este invierno son los jerseys de Alqo Wasi fabricados con alpaca. Lo mejor: están disponibles desde la talla XXXS hasta la XL para que todos, independientemente de su tamaño, puedan estar muy calentitos y elegantes durante estos meses de frío.

jersey lana para perros online

Los más peques de la casa podrán lucir como nadie los modelos de la nueva colección de Milk and Pepper. Lo sabemos, es imposible resistirse a sus sudaderas con capucha como esta con dibujo de reno para los aspirantes a ayudantes de Papá Noel. Aplaudidos y alabados han sido también esta temporada los abrigos de la marca como el modelo Blitzen, también con orejitas y cuernos de reno, el abrigo Angele con alas o los básicos que nunca fallan como el Gotham o el Lili Rose, ambos reversibles.

abrigos perros baratos online

abrigos perros pequeños online

Encuentra la cama ideal para tu perro en Mascoboutique

Sabemos que nuestros peludos son muy dormilones así que es el momento de renovar su guarida para que sigan disfrutando de sus interminables siestas. Nos encantan las mantas de auténtica alpaca peruana, y cómo no, las camas de terciopelo han conquistado nuestro corazón. Están disponibles en tres tamaños y en rosa, azul y marrón. ¡Ah! Y son desenfundables para poder lavarlas en la lavadora con total comodidad. ¿Se puede pedir más? ¡Claro que sí! La guinda del pastel la ponen las Villas de Happy House, una caseta con forma de casita con un cojín interior lavable.

comprar camas para perros online

Para terminar la lista, no pueden faltar los juguetes. Sí, sabemos que a veces (o muchas) el salón se convierte en una guardería pero la felicidad de verles disfrutar con un peluche nuevo no tiene precio. Nuestros favoritos: los peluches bio, ecológicos y fabricados en algodón orgánico, disponibles en tamaño pequeño y grande, y por supuesto los pequeños animalitos de goma que gustan a todos los peludos o los mordedores con diferentes texturas para estimular sus sentidos. ¡Hou, hou, hou! Que empiece la Navidad.

peluches perros tienda Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies